Las dobles amarillas rigurosas le han costado cinco puntos al Salamanca

CON UNO MENOS. Frente a Alcorcón, Granada y Girona el equipo salmantino vio cómo su adversario aprovechaba la superioridad para marcar. la excepción. La UDS marcó y ganó con diez ante el Villarreal
T. S. H.

Quedarse con un jugador menos sobre el campo le está saliendo caro a la Unión Deportiva Salamanca que en tres de las cuatro ocasiones en que se ha quedado esta temporada en inferioridad, vio cómo su adversario lograba algún gol que le restó puntos en su casillero al equipo salmantino.

La UDS se ha quedado en inferioridad en la jornada 5 frente al Alcorcón por doble amarilla de Yuste, en la jornada ante el Villarreal B, por doble amarilla de Miguel, en la 7 con el Granada como rival por doble amarilla de Moratón, y en la 14, también por expulsión de Moratón ante el Girona. En los cuatro encuentros contaba con un marcador favorable o que al menos le permitía sumar algún punto y tan sólo en el duelo ante el Villarreal el resultado varió a su favor y no en su contra como en los otros tres.

Ante el filial del submarino amarillo el resultado era de empate a cero cuando Miguel fue expulsado en el minuto 60 y Marcos Márquez hizo el tanto de la victoria en el 87. Menos suerte hubo frente al Alcorcón. Entonces, cuando Yuste vio la segunda amarilla en el minuto 62, el equipo blanquinegro dominaba 1-0 y aguantó hasta el 89, cuando Sanz hizo el empate y evitó que la UDSsumara tres puntos. Con 1-1 frente al Granada, Moratón fue expulsado en el 79, y en el 88 Geijo hizo el 1-2 y los locales ni siquiera se pudieron quedar con el bálsamo del empate.

El sábado, frente al Girona, la escuadra unionista dominaba también por 1-0 cuando a falta de media hora Moratón vio la segunda amarilla. Justo en la acción posterior los locales empataban y de los tres puntos que tenía atados la Unión se tuvo que conformar finalmente con uno.

Lo curioso es que en al menos dos de las cuatro expulsiones que ha sufrido el conjunto salmantino se ha discutido mucho la justicia de al menos una de las dos tarjetas amarillas que han visto sus jugadores. Justas o no, lo cierto es que quedarse con uno menos le ha costado al Salamanca puntos que le podrían tener aun más arriba de lo que está.