Las comisiones bancarias, la telefonía y el alza del IVA, quejas de los compradores

La Asociación para la Defensa del Consumidor y Usuario (Asodecu) organizó ayer una jornada informativa con motivo del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, que se celebrará hoy. “Cada día, los ciudadanos están mejor informados”, asegura Óscar Blázquez, presidente de Asodecu, que, no obstante, admite que existen todavía carencias formativas en el mundo rural. Ese mayor conocimiento sobre sus derechos como compradores ha provocado un crecimiento de las denuncias, más si cabe en tiempos de crisis económica. Las principales quejas de los consumidores se concentran en las comisiones bancarias y la telefonía, tanto fija como móvil, además de en la próxima subida del IVA, que se aplicará desde el mes de julio.
J. R.

“La gente está empezando a leer la letra pequeña”, destaca Blázquez, tras detectar la asociación un progresivo aumento de las denuncias bancarias en los últimos meses. “Antes no se reclamaban tres o cuatro euros, pero ahora los ciudadanos no están dispuestos a tolerar abusos como el pago de comisiones por la domiciliación de recibos o por tarjetas”, explica el presidente de Asodecu. Blázquez apunta que los consumidores “se están llevando la peor parte” de los efectos de la crisis económica. “La subida del IVA a quien va a perjudicar realmente es a los compradores”, insiste el presidente de esta asociación de ámbito regional, que sostiene que el impuesto resulta ya “excesivo” en algunos productos.

La jornada informativa sirvió también para fomentar hábitos de consumo y alimentación saludables. De esta manera, los asistentes recibieron una botella de agua y un folleto explicativo sobre las bondades de un consumo “responsable de un elemento básico en la dieta mediterránea”, resalta Blázquez. Con el título de El agua es vida, la guía entregada por Asodecu a los vecinos de Salamanca en la mañana de ayer recuerda que “mantener una correcta hidratación es necesario para cualquier persona, pero es especialmente importante para niños y ancianos”. Una saludable costumbre que desde Asodecu consideran compatible con un uso inteligente de un bien tan preciado como el agua.