Las cámaras de acceso, ¿un aliado de la endémica doble fila escolar en Salamanca?

Cámaras del sistema de control para las calles peatonales, mirando hacia la calle Ancha.

El Ayuntamiento autorizará el acceso a los vehículos de padres a centros escolares de las zonas peatonales en horario de entrada y salida a clase: las cámaras pueden acabar sirviendo para reforzar el caos de la doble fila en los colegios.

Las polémicas cámaras de las calles peatonales, que costaron 228.000 euros, cumplen ahora dos años desde que se aprobó su compra e instalación y el sistema de control sigue sin funcionar. Están pagadas e instaladas, pero no funcionan porque están en período de pruebas. Así lo ha reconocido el propio equipo de Gobierno, que desde hace meses asegura que se están haciendo los trabajos previos para ponerllas en funcionamiento, porque si bien las cámaras en sí funcionan, no está operativo el sistema de control del que forman parte.

 

Ahora se asegura que en las próximas semanas estará al fin operativo, pero todo indica que más que para limitar el tráfico en las calles peatonales servirá para autorizar la circulación de prácticamente todo vehículo que lo solicite. Así se desprende de lo que ha explicado el concejal de Contratación, Carlos García Carbayo, este viernes en el pleno. Según lo que ha dicho, además de para los vecinos de las zonas peatonales que tengan que acceder a sus garajes, los hoteles, los aparcamientos, los distintos negocios y los vehículos de emergencias, casos para los que estaba previsto ya autorizar la circulación, se va a abrir también a los colegios. 

 

Entre los objetivos, está el de permitir "a los padres y madres dejar y recoger a sus niños", para lo que se ha informado a la dirección provincial de educación y se han mantenido reuniones con las asociaciones de padres. Según Carbayo, la próxima semana se dará traslado a los colegios para que puedan comunicar las matrículas de los vehículos de padres y madres para que puedan acceder con sus vehículos a las horas de entrada y salida de las clases.

 

Esto supone que, una vez se sepa para que colegios vale la autorización, el sistema de control de acceso permitirá el tránsito de vehículos para dejar y recoger a alumnos a la puerta de los centros, lo que puede acabar reforzando uno de los problemas endémicos de la circulación en Salmanca: la doble fila escolar.

 

El Ayuntamiento de Salamanca mantiene una política de permisividad con la costumbre de aparcar en segunda fila a la hora de entrada y salida de los colegios de toda la ciudad. La falta de agentes de Policía Local para controlar el tráfico en todos y lo poco popular que resultaría multar a todos los infractores son los motivos fundamentales. Pero detrás de esta dejadez hay no sólo situaciones de peligro para peatones y conductores, sino también un auténtico problema de tráfico.

 

Si el Ayuntamiento pide a los padres y madres los datos de las matrículas y acaba autorizando a todos, puede acabar trasladando a zonas peatonales el caos de la doble fila escolar ya instalado por toda la ciudad.

 

 

DOS AÑOS Y SIN FUNCIONAR

 

El contrato se adjudicó en mesa de contratación, sin pasar por comisión previa, y gracias a una resolución del quinto teniente de alcalde, Carlos García Carbayo, del 9 de abril de 2014 a favor de AM&TEL tics. Meses después, en verano de 2014, se empezaron a instalar las cámaras en las localizaciones previstas. Pero no se ha vuelto a saber nada de la puesta en marcha del sistema. El equipo de Gobierno, el anterior y el actual, ha confirmado en varias ocasiones que el sistema no estaba en funcionamiento. Y aunque las cámaras están en su sitio y su instalación se ha pagado, a día de hoy no están cumpliendo con la función para la que fueron compradas.

Noticias relacionadas