Las ayudas de emergencia a familias de Peñaranda casi se duplican en el 2013

La concejala de Servicios Sociales, Pepi Hernández, y la asistente social, Felisa Gómez

El Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte recordó que la Unidad de Trabajo social presta una atención personalizada de cada persona para que pueda acceder a la oferta pública de servicios y prestaciones sociales, como las más de 50 familias que recibieron en el 2013 la ayuda de emergencia de Diputación, mientras que un año antes fueron 28 personas

El número de familias beneficiarias de ayudas para necesidades básicas se ha multiplicado en los últimos años. Por ejemplo, las ayudas de emergencia de Diputación llegaron a siete familias en el año 2009, once familias en 2010, y dieciséis en el 2011. Ya en el 2012 fueron 28 las familias beneficiarias y el año pasado se superaron el medio centenar. 

 

Algo similar ocurre con el reparto de alimentos. En el 2009 se beneficiaron treinta y nueve familias, en 2010 cuarenta y cinco, y un año después cuarenta y siete. Cincuenta y nueve familias recogieron alimentos en el 2012, y noventa y una el año pasado. 

 

Es por ello, que desde del Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte se recuerda que la Unidad de Trabajo social se valoran las necesidades básicas y se propone la utilización de alimentos, ayudas económicas de emergencia social, la Renta garantizada, o de otras que por derecho correspondan, de acuerdo con la valoración y la actuación que realizan las profesionales de este servicio siguiendo un protocolo de actuación, tal y como se contempla en el convenio entre la Diputación de Salamanca y el Consistorio peñarandino. 

 

De la misma manera se ayuda a las personas a tramitar la valoración de dependencia y las prestaciones correspondientes como ayuda a domicilio, teleasistencia, residencia pública o la ayuda económica vinculada

 

Además, desde la Unidad de Trabajo Social se atiende en primera instancia a la población derivando a los equipos específicos, trabajando con menores y sus familias, así como previniendo conductas no saludables o no seguras. También se interviene con inmigrantes, personas con enfermedad mental, que ha sufrido violencia de género, en riesgo de exclusión social, o con discapacidad

 

Por otra parte, la Junta y la Diputación han puesto en marcha una oficina local para información e interlocución de familias en situación de insolvencia hipotecaria, que se puede acceder a través de teléfono 012.