Las asociaciones sólo vacunarán a las reses que vayan a desplazar

Comienzo. La campaña de saneamiento se inicia el lunes 15 de marzo en todas las zonas ganaderas de la provincia.
CHEMA DÍEZ

Decisión descafeinada la que tomaron al filo de las 22.30 horas de ayer las asociaciones ganaderas en su reunión en el Palacio de Congresos. Así, sólo vacunarán a los animales que vayan a desplazarse o con los que vaya a haber movimientos de una explotación a otra o al propio matadero; el resto, las vacas nodrizas o las que no se prevé que vayan a moverse no se vacunarán.

Por tanto, los ganaderos deberán notificar esta decisión a las agrupaciones veterinarias que darán parte al organismo correspondiente, que será el que tome la decisión final sobre esta negativa a la vacunación. Ésta fue la opinión mayoritaria del nutrido grupo de profesionales que ayer se dio cita en el Palacio de Congresos, pero también hubo quien se pronunció por vacunar a todos los animales, y el boicot esperado por este grupo no será tal, con lo que el saneamiento comenzará con normalidad a partir del próximo lunes con la cooperativa Avescal. Los propios ganaderos señalan que la lengua azul es una enfermedad que no afecta con gran incidencia al ganado vacuno, aunque el efecto de la vacuna ahora es más duro que en el ovino.

Polémica y revuelo
Hay que recordar que desde hace varios años, los ganaderos continúan con su denuncia por no recibir las indemnizaciones correspondientes y por ello, muchos llegaron a platearse la opción de no vacunar. El malestar con la Administración regional llegó a tal punto que incluso el sindicato Asaja pidió la dimisión del director general de Producción Agropecuaria, Baudilio Fernández Mardomingo. Además, hubo una polémica que se centró también entre asociaciones ganaderas y OPA, en la que las primeras reprocharon a los sindicatos su escaso apoyo, cuando éstos se opusieron a la posibilidad de hacer de la vacuna voluntaria, “algo que va contra la ley y que es irregular”, según las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA.