Las almazaras idean un proyecto de transformación de ‘alperujos’

Objetivo. La finalidad de este plan se centra en que el subproducto pueda convertirse en abono para olivares y otros cultivos. Protección. Esta iniciativa pionera cuida además el medio ambiente
CHEMA DÍEZ
Los representantes de las cinco almazaras de la provincia (Aldeadávila, Ahigal de los aceiteros, Villarino, Lagunilla y Sotoserrano) se reunirán en próximas fechas con el jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, Javier García Presa, para idear un proyecto de transformación del alperujo en otros usos como abonos para el olivar u otros cultivos.

El alperujo se define como un subproducto sobrante de las almazaras durante la extracción del aceite de oliva, que en la actualidad no se utiliza en la provincia, por lo que hasta este momento, los residuos los recogían camiones de una empresa portuguesa para elaborar otro tipo de aceite mezclado con otras especies, aunque de menor calidad, de manera totalmente gratuita.

Además, en algunas zonas de Andalucía se realiza un proceso de compostaje, donde esta cantidad se mezcla con otras sustancias como la paja con el objeto de realizar abonos para usar en los olivos u otro tipo de cultivos. Algunas almazaras deben pagar incluso una cantidad para que les retiren este tipo de residuo, por lo que el sector en la provincia aboga por buscar una solución que satisfaga a todos.

Planta de compostaje
Por ello, la idea inicial del futuro proyecto que le plantearán a la Administración regional, hace referencia a la creación de una planta de compostaje, que es un sistema sin mucha complicación porque en la Comunidad andaluza está teniendo mucho éxito aunque se haya realizado con una almazara de dos fases. Es más positivo que se haga con tres fases porque el residuo es menos líquido y el trabajo realizado es mucho menor y de una manera más sencilla.

Así, el objetivo es la creación de un proyecto para hacer abono orgánico que pueda echarse en los olivos y otro tipo de cultivos, que sea rico en nitrógeno y también comercializarse, beneficiando además al medio ambiente.
“Pensamos que puede ser una buena alternativa para el sector porque le vemos un gran beneficio y es un subproducto al que se le puede dar una utilidad, por lo que propondremos al jefe del Servicio Territorial este proyecto en una próxima reunión”, señala Jesús Carballares, presidente de la Asociación Oleum Vettonia.

El objetivo es contar también con el apoyo en investigación de la Usal, distintas empresas de Castilla y León con el fin de realizar una planta de compostaje y aprovechar este subproducto sobrante de la molturación del aceite.

Además de este ambicioso proyecto, en la próxima reunión se hablará también de la valoración de la pasada campaña de aceite en la provincia de Salamanca y por último se tratará la puesta en marcha de algunas almazaras que están más atrasadas en tecnología, como por ejemplo convertir las almazaras de dos fases en tres.