Lapeña: “Hay que matarse en el campo para que los que vengan disfruten”

Víctor Lapeña trabaja algunos detalles del partido con Marta Xargay y Laura Antoja

Es una final. Víctor Lapeña no lo niega y reconoce que hay un sentimiento especial ante este encuentro. Eso sí, se prepara igual que cualquier otro y sólo tiene una petición para su equipo, dejarlo todo en la pista tal siguiendo las pautas que se han entrenado.  

Víctor Lapeña afronta junto a su equipo un partido que todos reconocen como definitivo. “La sensación en todos los sentidos es la de una final, aunque la verdad es que hemos estado jugando varios partidos con una sensación parecida porque había poquito margen, tanto en la Liga por intentar coger el primer puesto, como en la Euroliga. Entonces el equipo sí que está ya un poco armado para afrontar algo así, pero es verdad que es Ekaterimburgo, es en casa y hay muchas ganas que hay que saber controlar”.

 

Preparar un partido como el de este miércoles, con todos los factores que hay que controlar, ¿es más fácil o más difícil? le preguntamos a Lapeña. “Es parecido a los demás pero lo que no podemos es volvernos locos. No se ha tenido el tiempo suficiente como para que nuestra defensa sea totalmente sólida porque tenemos muchas reglas y las reglas hay que entrenarlas pero las chicas están comprendiendo las pautas defensivas que tenemos y esto hace que al final, sea el que sea el rival que hay enfrente, tienes tu defensa y se introducen matices. El problema es que con Ekaterimburgo habría que poner tantos matices que imaginaté querer llegar a todo. Hay que estar muy serios en todas las reglas atrás y que en ataque tengamos un buen día”.

 

En definitiva, hay que hacer casi todo perfecto y esperar a ver qué hace el rival. “Sería un desgaste extra pensar demasiado sobre que se puede hacer o no hacer. Sabemos quienes somos, quienes son ellas y a la gente que venga darle todo porque encima tenemos un partido de fútbol que hace la competencia, así que hay que intentar agradar porque la gente ocupa su tiempo libre en vernos. Hay que matarse en el campo para que todos disfruten”.

 

Hay que lanzar una invitación clara para que la gente acuda a Würzburg: “A Ekaterimburgo sólo podemos verlo o aquí o en la final de la Euroliga de este año y habría que ir allí y no es tan fácil”, bromea. “Barça-Madrid o Madrid-Barça hay muchos y el que venga, bievenido sea porque en darlo todo estamos”.