Lapeña: "Con algo más de acierto y más fidelidad a lo que somos, podíamos haber ganado"

Rostro de marcharse de esta Euroliga con sabor 'agridulce'. Lapeña parecía esperar más del equipo ante el Galatasaray aunque reconoció que el esfuerzo de ir a remolque todo el cruce ante un gran rival acabó pasando factura al juego. Una Euroliga para aprender según su punto de vista. 

El entrenador de Perfumerías Avenida comenzó dando “la enhorabuena al Galatasaray por su acceso a la F8 y el gran partido que han hecho. Han mostrado la mentalidad necesaria para luchar por la Euroliga”. Ya en el análisis del choque reconoció: “Nosotros hemos tenido demasiadas imprecisiones, sobre todo en penetraciones. Orgulloso estoy porque el equipo ha querido pelear hasta que no ha podido más y el rival se ha impuesto. Sí que es cierto que podríamos sacar excusas pero no voy a hablar de eso porque sigo pensando que si somos fieles a nuestras señas de identidad y si hacemos todo al cien por cien podemos hacerlo”, señaló

 

“Al final nos ha faltado acierto y hemos acusado falta de fluidez en ataque y que Galatasaray estuvo cómodo. Galatasaray ha ganado como lo que es pero si hubiéramos tenido un poco más de acierto y más fidelidad a lo que podemos hacer, podíamos haber ganado”, añadió el preparador del equipo salmantino.

 

En los minutos finales sí dio la impresión que varias jugadoras se dejaban ir. “Si eres fiel a tus señas de identidad estas cosas no pasan pero puede haber algo de acumulación de minutos en nuestras jugadoras más importantes. No hemos bajado los brazos en todo el año pero hoy al final a lo mejor te faltan las fuerzas necesarias. Por ahí ha podido venir el asunto. A mí no me gusta pero las entiendo”.

 

Lapeña realiza una valoración general del paso por Euroliga. “Doy un aprobado o notable por la juventud que tenemos. Son muchas horas de vuelo y si hay una continuidad en el proyecto, que parece que sí por los movimientos que hace el club, el futuro es esperanzador sabiendo que se compite con grandes trasantlánticos”.

 

 

Víctor Lapeña, en primer término, junto a Carlos Mëndez, gerente del club (Foto: T. Sánchez)