Lanzarote ensalza la segunda vía de ronda como vertebradora del noroeste de la ciudad

Julián Lanzarote continuó ayer, por tercer sábado consecutivo, con un repaso por barrios a la modernización experimentada en la ciudad durante su mandato municipal (1995-2011).
J. Romero

El alcalde, arropado por buena parte de su equipo más cercano en el Ayuntamiento, los concejales Salvador Cruz, Fernando Rodríguez, Emilio Arroita, Julio López Revuelta, Jorge Recio, Juan José Hernández Araújo y Rubén Sánchez Parazuelo, centró, en esta ocasión, su mirada en la zona de Pizarrales, Blanco, Oeste, El Carmen, San Bernardo, Capuchinos y Huerta Otea. Lanzarote destacó, “por motivos estéticos y urbanísticos”, el cierre de la segunda vía de ronda dentro del legado que heredarán a partir de las elecciones del próximo 22 de mayo Alfonso Fernández Mañueco o Enrique Cabero en esta parte del noroeste de la ciudad.
“Supuso un gran esfuerzo y muchos años de trabajo para contar con un nudo de comunicaciones fundamental para el desarrollo de Salamanca y la vertebración de estos barrios”, ensalzó. La urbanización del vial de la calle Peña de Francia permite desde entonces “atravesar la ciudad desde el puente de la Universidad hasta la carretera de Madrid a través de vías con, al menos, dos carriles por cada sentido”. Una infraestructura completada, además, con las urbanizaciones de las avenidas Raimundo de Borgoña, doctor Alfonso SánchezMoreno, Obispo Sancho de Castilla, Fernando Pessoa, avenida de Portugal y Carmen Martín Gaite, y con el soterramiento de la avenida de Salamanca con la carretera de Ledesma en el barrio de Pizarrales, “una actuación que ha dado respuesta a una demanda histórica de los vecinos de esta zona”.

En el capítulo de comunicaciones, Lanzarote no olvidó tampoco la construcción de nuevas glorietas como las de Filiberto Villalobos, Champagnat y Brigada Jarama, “que han beneficiado la circulación del tráfico rodado en esta zona de la ciudad”. Mejoras que no se han detenido ahí. El alcalde incidió en que en la actualidad se está ejecutando otro eje de comunicación entre el paseo de San Vicente y la avenida del doctor Ramos del Manzano. El vial servirá como entrada al aparcamiento del servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario. Por este camino transitarán tanto vehículos sanitarios como privados.

Plaza del Oeste
Los cambios urbanísticos han llegado también, según subrayó Lanzarote, en estos últimos dieciséis años a la plaza del Oeste y sus alrededores, que ofrecen ahora “una imagen más moderna y funcional”, y a cerca de un centenar de calles de los barrios Pizarrales, Blanco, Oeste y El Carmen. En esta zona, el alcalde aplaudió la solución municipal aplicada en los patios interiores, que fueron reparados y drenados para eliminar las humedades que comenzaban a dañar los inmuebles circundantes. Igualmente, citó como otro logro de su mandato en el Ayuntamiento el acondicionamiento del muro de la calle Linares, petición “histórica” de los vecinos del barrio de El Carmen.

La transformación de la zona noroeste de la ciudad ha alcanzado también al subsuelo. El Ayuntamiento ha renovado entre los años 1995y 2011 unas obsoletas redes de agua, “con diferentes presiones y materiales”, que habían colapsado en más de una ocasión para desesperación de los vecinos. Lanzarote recalcó que la reforma ha resultado especialmente intensa en San Bernardo, escenario de múltiples reventones por la mala calidad de las antiguas tuberías. Un barrio que ejemplifica, como pocos, la modernización de la zona noroeste de la capital salmantina, con el vial de Peña de Francia y la segunda vía de ronda como grandes legados.