La zona verde desertiza las nuevas calles de ORA en Labradores

El estreno del aparcamiento de pago vacía una zona habitualmente repleta de coches. Los operarios de la ORA ya patrullan para comprobar que los vehículos han pagado pese a que los vecinos no han tenido tiempo para sacar la tarjeta de residentes.

La entrada en vigor del aparcamiento de pago en 14 nuevas calles de los barrios de Labradores y San Cristóbal ha vaciado de coches lugares en los que, por lo general, era misión imposible aparcar. La nueva zona verde en Labradores, por ejemplo, ha amanecido  casi desierta y a las 9.30 horas más de la mitad de las plazas disponibles estaban vacías cuando lo habitual es que estén copadas desde primera hora de la mañana.

 

Ya en la noche del domingo esta zona aparecía extrañamente despejada porque la presencia de la pintura verde, los expendedores y un cartel, todavía tapado, adelantaba el estreno del régimen de pago. Con todo operativo, a partir de las nueve de la mañana de hoy había que pagar por aparcar y eso se ha notado. La presencia de los operarios de la empresa concesionaria vigilando que los vehículos estacionados tuvieran puesto el preceptivo tique terminaba de completar el panorama.

 

Las nuevas zonas azul y verde de pago en San Cristóbal y Labradores fueron anunciadas a finales de octubre y su implantación se hizo oficial el pasado lunes, hace justo una semana. Esto ha impedido que muchos vecinos hayan tenido tiempo para conseguir las tarjetas de residente que facultan para aparcar en la zona a menor precio, eso sí, siemper que se encuentre sitio, lo que a partir de ahora con el aparcamiento de pago parece que será más sencillo. El trámite para conseguir la tarjeta  de residente se demora un mes y exige que el domicilio del solicitante coincida con una de las calles, pero también que sea el mismo en el DNI y el carné de conducir, algo poco frecuente.

 

El Ayuntamiento decidió implantar esta nuevas 14 calles de pago tras recibir en mayo una carta de la empresa concesionaria. En la misiva, la empresa que gestiona la ORA pedía una compensación de 50.000 euros anuales por la merma de plazas en explotación que había supuesto el proceso reciente de peatonalización de varias calles. Ante esta tesitura, el Ayuntamiento prefirió otorgar a la empresa 250 nuevas plazas repartidas en 14 calles de dos zonas para no tener que devolver parte del canon anual a la empresa. EYSA paga trece millones de euros (981.762,12 euros al año) por gestionar 2.808 plazas en superficie durante los próximos 10 añosa y consideraba que la merma del número de plazas de pago le perjudicaba.

 

 

Noticias relacionadas