La vuelta al trabajo de la Unión deja KO a Quique Martín y Goiko

ROTURA MUSCULAR. El capitán sufre una rotura en el recto anterior, que se produjo en un disparo a portería.
TERESA SÁNCHEZ
La vuelta al trabajo de la Unión Deportiva Salamanca después de ocho días de descanso resultó más accidentada de lo que a todos habría gustado. La mezcla entre una musculatura más relajada tras unos días de vacaciones y un campo muy blando y propicio para los resbalones resultó explosiva y la primera sesión se saldó con dos lesiones. La más seria la del capitán Quique Martín que en los últimos minutos del entrenamiento, y tras realizar un disparo a puerta, se llevó la mano a la zona del recto anterior de su pierna derecha. El futbolista sintió un pinchazo y rápidamente se dio cuenta de que era algo serio porque se retiró a hablar con el fisioterapeuta y en su rostro se reflejaba el dolor y el contratiempo. Posteriormente el doctor Garrido le revisó en vestuarios y tras esa primera exploración se confirmó la rotura que confirmará la resonancia a la que se le sometió después para evaluar su tamaño. Un revés para Quique Martín, que mañana cumple 38 años y que esta temporada no estaba jugando tanto como le gustaría pese a sentirse, como él mismo aseguraba hace unos días, en total disposición para disputar los 90 minutos de un partido. Ahora, a falta de que la prueba determine con exactitud la lesión, lo que sabe con seguridad es que frente al Xerez Deportivo será imposible que juegue.

Por su parte, Alexander Goikoetxea también se retiró de la sesión –en su caso unos minutos antes que Quique Martín–, después de parar al sentir que se le sobrecargaba de manera paulatina la zona de los isquitibiales de su pierna izquierda. El futbolista probó a realizar unos estiramientos y como la molestia noremitía habló con Cano y decidió marcharse para ser revisado por el médico. En principio sufre una fuerte contractura, aunque también se le realizó una resonancia para descartar cualquier problema más grave y se espera que pueda llegar a tiempo para jugar el lunes que viene ante el conjunto jerezano.

Ante semejante panorama y después de indicar que se iba a realizar un ejercicio más con porterías, el técnico cambió de opinión y dio por finalizada la sesión. En la misma estuvo José Ángel, aunque no se ejercitó con el grupo sino que realizó trabajo individual al margen y sin balón.