La Virgen de las Lágrimas estrena corona para celebrar los 25 años la Hermandad del Flagelado

Foto: CAH

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Flagelado sale en procesión el Miércoles Santo a las 21,30 desde la iglesia de La Clerecía.

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Flagelado cuenta en la actualidad con 420 cofrades y, como explica su Hermano Mayor, José Luis Rivera, cada año se producen entre 10 y 15 nuevas incorporaciones. Se trata de una cofradía con miembros de edades muy variadas, “con bastante gente joven”, añade. En la procesión grande solo se puede salir a partir de los cinco años, pero muchos miembros lo son desde que nacen. De hecho, aunque no salen en la ‘procesión grande’, sí pueden ir con la Borriquita del Domingo de Ramos en representación del Flagelado.

 

Una de las peculiaridades de esta Hermandad es que fue la última en admitir mujeres, pero desde que lo hicieran en 1987, “la entrada de mujeres fue un verdadero boom”, explica Rivera, porque se duplicó el número de miembros y de hecho ahora son más mujeres que hombres.

 

En la procesión, junto a Jesús Flagelado, también procesiona desde 1991 la Virgen de las Lágrimas, que este año celebra su 25 aniversario en la Hermandad, por lo que ha recibido como regalo candelabros y corona nuevos, los cuales estrenará el Miércoles Santo recorriendo las calles de la zona antigua ante cientos de salmantinos. La imagen de Jesús fue tallada por Salvador Carmona, en 1760, y la Virgen es de 1977, del gaditano José Miguel Sánchez.

 

Junto a las imágenes del Flagelado y la Virgen de las Lágrimas, también sale un pequeño Cristo de la Sacristía de La Clerecía y alrededor de 300-350 nazarenos.

 

 

TRES HORAS SIN TOCAR EL SUELO

 

Esta procesión tienen un detalle muy especial y es que tanto el paso de Jesús Flagelado como el de la Virgen no toca el suelo desde que sale hasta que entran de nuevo en el templo. Quienes lo cargan, dos grupos de 48 cofrades, los mantienen a hombros durante las tres horas de trayecto.

 

La procesión sale de la iglesia de La Clerecía a las 21,30 horas, y dura aproximadamente tres horas y media. El recorrido es el mismo desde que comenzaran su andadura como Hermandad en solitario, por la Catedral, la calle de la Rua y la calle Compañía. Si bien es cierto que se cambió en el 2013 para celebrar su centenario, para lo cual rememoraron la bajada por la Vera Cruz y la entrada en la iglesia. “Fue un momento muy bonito, muy emotivo”, recuerda José Luis Rivera.

 

Los orígenes de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Flagelado se remontan a 1913, cuando empezó a procesionar la imagen de Jesús Flagelado con la Cofradía de la Vera Cruz. Y salió como filial en esta procesión hasta 1948 que se creó la Hermandad de Jesús Flagelado y comenzó a procesionar como independiente, aunque seguían saliendo juntos.

 

Fue en 1971 cuando la Hermandad dejó de salir el Viernes Santo, con el Santo Entierro, y la procesión se pasó al Miércoles Santo, donde se mantiene en la actualidad.