La vida del Guardia Civil herido en Toledo no corre peligro pese a la gravedad de las heridas

"Ni la vida ni la médula ha sufrido ninguna lesión, solo las vértebras, pero no hay ninguna lesión medular".

El guardia civil de 37 años herido en Yuncos que se encuentra ingresado en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, tras recibir un disparo cuando intervenía en un atraco que perpetraron tres individuos en una superficie comercial de la localidad, tiene afectados el pulmón y dos vértebras, pero su vida no corre peligro.

 

Así lo ha avanzado a preguntas de los medios el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador, antes de visitar al guardia civil herido en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo donde permanece ingresado, junto con el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

 

En este sentido, Labrador ha precisado que el agente recibió un sólo disparo que le entró por el cuello y le salió por el costado. "Se encuentra bien y no corre peligro" ha declarado, aunque, ha matizado, "siempre con prudencia".

 

Asimismo, ha querido dejar claro que la médula no se encuentra afectada, y que lo que si han quedado afectadas son las vértebras T-1 Y T-2. "Ni la vida ni la médula ha sufrido ninguna lesión, solo las vértebras, pero no hay ninguna lesión medular" ha asegurado Labrador, quien ha comentado que "por lo tanto es posible y se cree en la recuperación porque la zona muscular es suficiente para la regeneración".

 

No obstante, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha ha informado de que el guardia civil se encuentra con respiración asistida como consecuencia de la inflamación producidas por las esquirlas del pulmón. "En el momento que baje la inflamación entendemos que se le retirará la respiración".

 

LA INVESTIGACIÓN CONTINUA

 

En cuanto a los hechos, Labrador ha afirmado que el guardia civil herido, que continúa ingresado en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, recibió un "único disparo a una distancia bastante corta", aunque, según ha reconocido se recogieron varios casquillos.

 

Igualmente, ha apuntado que las investigaciones continúan para intentar esclarecer el suceso y localizar a los atracadores que habrían huido en coche dirección Madrid tras el tiroteo, según fuentes policiales consultadas por Europa Press.

 

LOS HECHOS

 

Los hechos ocurrieron el pasado sábado a las 21.15 horas cuando el puesto de la Guardia Civil de Illescas recibió un aviso de un particular de la presencia de tres individuos en una superficie comercial de la localidad de Yuncos, según han relatado fuentes cercanas a las investigación.

 

La patrulla se desplazó hasta el lugar de los hechos, y este agente vio un vehículo con la puerta abierta, momento en el que aparecieron los tres individuos en el parking de esta superficie comercial y abrieron fuego contra él.

 

El impacto de los disparos provocó la rotura de la luna de otro vehículo que se encontraba en el parking de esta superficie comercial, que provocaron heridas en el ojo izquierdo del conductor del mismo, que fue atendido y dado de alta.