La víctima de un apuñalamiento dice que todo estaba premeditado

Juzgados. En su declaración, la afectada testificó que en el momento de la agresión, el 13 de julio del pasado año, ya no eran pareja, una situación que el presunto agresor “no había encajado bien”
E. G.

La víctima M. B. R. H., que el día 13 de julio del pasado año recibió más de una decena de puñaladas por parte de su compañero sentimental señaló ayer ante el juez instructor del caso que el imputado actuó de manera “premeditada”, lo que se demuestra, según su versión, al cerrar la puerta del establecimiento hostelero donde se registró la agresión, según señalaron fuentes cercanas al caso.

La afectada, que acudió ayer a declarar a los Juzgados de Colón, explicó que tras recibir las puñaladas pudo salir del local a pedir auxilio al quitarle las llaves al agresor.

Señaló que en el momento de la agresión ya no eran pareja pues, según su versión, rompieron la relación aproximadamente año y medio antes, una ruptura que según la afectada “él no la encajó bien”, informaron las citadas fuentes.

Aclaró también que no se produjo discusión dentro del establecimiento hostelero, sino que la apuñaló al entrar y, según sus palabras, “no tenía intención de ayudarla y la iba a dejar morir”.

Respecto a la pregunta acerca de las llamadas telefónicas que se realizaban mutuamente aseguró que era para saber dónde se encontraba y así evitar verlo.

Frente a su declaración, cuatro de los testigos que acudieron a testificar en el momento de los hechos señalaron ante el juez que la pareja estuvo junta en un establecimiento de la Gran Vía justo antes de ocurrir la agresión, desmontando la versión de que estaban separados.

Según informaron en el momento de los hechos, la agresión sucedió el día 13 de julio del pasado año en torno a las 01.00 horas en el bar La Cuba, ubicado en la calle Miñagustín, cerca de la Gran Vía, propiedad del agresor de 42 años de edad y cuya identidad responde a las iniciales J. M. S. G. En el interior del establecimiento se produjo una fuerte discusión entre el hombre y la víctima. En un momento dado, presuntamente el imputado esgrimió un cuchillo de cocina de 15 centímetros en el tórax, el abdomen, las piernas y los brazos. La víctima consiguió salir del local y fue encontrada por el Servicio de Emergencias de Castilla yLeón 112 en el suelo, en la puerta del local y sangraba abundantemente.

En el interior del establecimiento, los policías encontraron al presunto agresor, que confesó a los agentes que había hecho “mucho daño” a su pareja.

La víctima fue trasladada al Hospital Clínico, donde fue intervenida quirúrgicamente de una herida de aproximadamente dos centímetros de longitud en el ventrículo derecho, la lesión más grave que sufrió.

El presunto autor de las puñaladas también fue trasladado en una ambulancia al hospital tras intentar cortarse las venas.

Tras prestar declaración ante el magistrado de Guardia, el imputado fue trasladado al centro penitenciario de Topas, donde permanece en la actualidad.

El proceso todavía se encuentra en fase de instrucción.