La víctima de Aldearrodrigo se siente “desamparada” ante la decisión judicial

Reacción. Denuncia que no es “lógico que la gente que comete delitos esté en la calle”. Arresto. El tercer sospechoso está en libertad tras ser detenido
Ch. D./ E. G.

Después de conocer la noticia de que la Justicia ha dejado libres a los dos detenidos por secuestrar a un vecino de Aldearrodrigo, V. C, la reacción por parte de la víctima no se ha hecho esperar. “La verdad es que me he llevado una gran decepción al conocer por este diario la noticia y me siento desamparado ante la Justicia; creo que no hace todo lo que debería porque no es lógico que gente que comete delitos esté en la calle”.

V. C. recuerda como si fuese ayer mismo los terribles hechos que le tocó vivir el pasado 20 de mayo cuando un grupo de atracadores le secuestró para tratar de llevarse dinero, le quemaron el coche y le golpearon, pero su botín apenas fue de 30 euros gracias a su resistencia. No obstante, y pese a los hechos sufridos no pierde la sonrisa y afirma sentirse con “fuerza y sin miedo a nada” debido a la salida de prisión de dos de los acusados por el secuestro. “No tengo miedo, la verdad, pero es triste que la Justicia no haga nada mientras yo me gasto dinero para tomar distintas medidas de seguridad en mi propia casa, como prevención. Con esto, sólo quiero pedir reflexión para los delincuentes, medios suficientes para la Guardia Civil y eficacia por parte de la Justicia, que no la hay, al menos en este caso”.

No obstante, la víctima entiende en cierto modo que la necesidad puede llevar a la gente a actos “delictivos como éste, pero no concibo que estén en la calle ni el ejemplo que pueden dar a su familia”, denuncia V. C.

Desde el día de los hechos, el afectado siempre ha colaborado con la Justicia en todo lo posible, “aportando todos los detalles para detener a los secuestradores”, a los que ya se les vigilaba por otros hechos delictivos. Incluso se ha visto intimidado por el entorno de los secuestradores en un par de ocasiones, aspecto que no ha hecho que V. C. haga una vida distinta y cambie su rutina de trabajo. V. C. fue asaltado en las cercanías de su domicilio el pasado 20 de mayo y tras un forcejeo con los secuestradores y varias amenazas, le metieron en el maletero de su propio vehículo y lo dejaron tirado en un camino, previo aviso de “quemarle con su coche”, aunque al final tan sólo ardió su vehículo.

El pasado miércoles, tras una rueda de reconocimiento –la víctima no los identificó como los autores del secuestro–, el juez decretó la libertad sin fianza para A. A. A. y la libertad bajo fianza de mil euros para I. G. G. Ambos permanecían desde hace un mes en la prisión de Topas. Esta semana, los agentes detuvieron al tercero de los sospechosos, F. G. G. –hermano de I. G. G.–, que también quedó en libertad.