La variante de Fuentesaúco mejora la accesibilidad de la zona tras una inversión cercana a seis millones de euros

Se trata de una obra de modernización de casi 6 km que mejora la movilidad y la accesibilidad de la zona, y que ha supuesto una inversión de 5,8 millones de euros

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, ha visitado esta mañana la nueva variante y paso superior de Fuentesaúco, en Zamora. Se trata de una obra de modernización que mejora la movilidad y la accesibilidad de los ciudadanos y especialmente de los vecinos que viven y circulan por la zona.

La variante describe un arco de circunferencia de más de 180 grados por el este de la localidad de Fuentesaúco que comienza en la carretera ZA-605 -de Toro, CL-602, al límite con Salamanca-y finaliza en la CL-605 -de Segovia, N-110 a Zamora por Arévalo-. La inversión global asciende a 5.864.581 euros y tiene una longitud de 5,846 kilómetros.

La plataforma de la variante es de dos carriles de 3,5 metros y arcenes de 1 metro, más bermas de 0,5 metros. Atraviesa las carreteras CL-605 -a Villaescusa-, ZA-602 -a Fuentelapeña- y ZA-605 -a Toro-, definiéndose los cruces a nivel mediante glorietas partidas de 22 metros de radio. Se han realizado 14 obras de drenaje transversal de tipo circular, y en cuanto al drenaje longitudinal, se ha ejecutado en las cunetas, bordillos, bajantes y colectores.

Con respecto al nuevo paso superior sobre la variante, en el punto kilométrico 3,2, pretende dar continuidad al camino de La Corona y evitar que los vehículos que lo utilizan, principalmente agrícolas, interfieran el tráfico de la vía principal, puesto que se ha desviado por la carretera ZA-602, cruzando la variante en una intersección mediante glorieta partida. El acceso al paso superior se ha realizado elevando la rasante del camino mediante terraplén de acompañamiento.

La estructura se compone de tres vanos de 8, 16,1 y 8 metros de luz con una anchura libre mínima en el vano central de 15 metros y 5,5 metros de gálibo. El tablero de ocho metros está realizado con vigas 'artesa' prefabricadas pretensadas de 0,9 metros de canto. Los estribos están cerrados con aletas en vuelta y las pilas son dobles, con fuste de sección circular de 1,1 metros de diámetro. La cimentación de la estructura, tanto de estribos como de pilas, es directa, mediante zapatas.