La vacuna de la meningitis B no llega a las farmacias de Salamanca que tienen listas de espera con más de 200 peticiones

Bexsero

Las farmacias de Salamanca siguen sin vacunas contra la meningitis B. El desabastecimiento se remonta a antes del verano y las listas de espera superan las 200 peticiones. 

Bexsero, nombre que recibe la vacuna contra la meningitis B sigue sin llegar con regularidad a las farmacias de Salamanca. De hecho los problemas de desabastecimiento que parecían haber acabado al final del verano después de varios meses se han recrucedido de septiembre hasta ahora y la lista de espera alcanza más allá de las 200 peticiones, tal y como han confirmado a este diario en varias farmacias de la capital. 

 

"Nos entran una o dos cada quince días como mucho", reconocen a la vez que aseguran que el desabastecimiento les está generando muchos problemas porque son muchos los padres y madres que peregrinan de una oficina a otra buscando las dosis que recomienda el Sacyl para sus hijos a partir de los tres meses y al no encontrarla, los recriminados son ellos. 

 

De esta forma ahora encontrar Bexsero es tarea casi imposible, a pesar de su elevado precio (más de cien euros la dosis) por la alta demanda de esta vacuna, que no está incluida en el calendario vacunal público, pero que sí recomiendan los pediatras. Ni siquiera el recurso de acudir a farmacias en municipios pequeños ya funciona.

 

¿POR QUÉ TARDA TANTO EN DISTRIBUIRSE?

 

Durante los meses previos al verano se produjo un parón en la producción. Los fabricantes de Bexsero explicaron que el tiempo estimado de fabricación de la vacuna era de nueve meses porque se trataba de "un proceso largo y complejo". "No es un tema de voluntad sino de cultivos que requieren su tiempo", añadieron.

 

Entonces apuntaban que el tiempo estimado para el "ajuste de la oferta y la demanda" estaba previsto para el segundo trimestre de 2016, cosa que no se ha producido. Según nos explican desde las propias farmacias el problema radica en que se trata de una vacuna que no es obligatoria y por lo tanto no está en el calendario de vacunaciones anual por lo que los fabricantes no quieren tener problemas de falta de demandas y tener que quedarse con los excedentes.

 

Hay que recordar que cada dosis en nuestro país cuesta 106,15 euros. Por lo tanto, por cada niño podrían gastarse más de 420 euros si hay que ponerles los cuatro suministros del calendario vacuna.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: