La USAL y GSK Aranda refuerzan su acuerdo en I+D+i

La Universidad de Salamanca (USAL) y el centro de producción farmacéutica de GSK en Aranda de Duero han firmado un contrato de investigación.


El objetivo de "potenciar y consolidar las colaboraciones en I+D+i que desde hace varios años se llevan realizando entre estas dos entidades". Así lo ha señalado la Institución académica salmantina, quien ha explicado que, a través de su Servicio de Difracción de Rayos X, mantiene un acuerdo técnico con GSK que le ha permitido consolidarse como "laboratorio externo de referencia en el área farmacéutica".

Como ha explicado a través del comunicado de la USAL la gerente del Departamento de Control de Calidad de GSK Aranda, Yolanda Vilches, la firma de este acuerdo ofrece a la firma "la posibilidad de contar con un gran equipo de profesionales de prestigio" que los apoyen en la mejora de sus procesos, como la identificación y la cuantificación de formulaciones farmacéuticas, la colaboración en investigaciones, la determinación del tamaño de las partículas o la determinación de las estructuras cristalinas, entre otros.

Desde el punto de vista de la Universidad de Salamanca, el establecimiento de este contrato "permitirá abordar nuevas líneas de investigación y mejorar el equipamiento disponible, basándonos en el intercambio de conocimientos. De esta forma, se incrementarán las prestaciones, beneficiándose tanto los miembros de la comunidad universitaria, como los profesionales de empresas", como ha señalado la directora del Servicio de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Salamanca (Nucleus), Julia Almeida.

El Servicio de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Salamanca (Nucleus) reúne un conjunto de servicios dotados de personal "altamente especializados" y equipados con la última tecnología. En el caso del Servicio de Difracción de Rayos X, está integrado en el Área de Técnicas Instrumentales, al frente de la cual se halla David Díez, catedrático de Química Orgánica.