La USAL se pone manos a la obra

Peñuelas (Foto:F.Rivas)

La Universidad no quiere dejar en el tintero proyectos que mejoren sus servicios, de ahí que tenga previsto licitar a comienzos del nuevo año las obras para la futura sede de Cursos Internacionales y para las dependencias de Peñuelas.

La Universidad de Salamanca (USAL) licitará a comienzos del próximo año las obras para la adecuación del antiguo colegio San Bartolomé y las dependencias de Peñuelas, unos proyectos que se sumarán al también aprobado Centro Internacional de Referencia del Español.

 

En el caso del Centro de Referencia del Español, el rector de la institución académica, Daniel Hernández Ruipérez, ha recordado que es una de las iniciativas puestas en marcha dentro de las actuaciones del VIII Centenario, y que servirá para albergar un proyecto “único en el mundo”, en lo que fue sede del Banco de España en Salamanca, en la Plaza de los Bandos.

 

Estas instalaciones albergarán “un extraordinario centro” que aglutinará recursos sobre la enseñanza del español así como material en español, ha dicho Hernández Ruipérez en un encuentro con los medios de comunicación para hacer balance del año 2015.

 

Respecto a otras infraestructuras, el rector ha dicho que a principios del próximo año se licitarán las obras del antiguo colegio San Bartolomé, que albergará la nueva sede de Cursos Internacionales de la USAL, y las dependencias de Peñuelas, que contarán también con nuevos servicios como salas de lectura o de estudio, además del ya existente gimnasio.

 

En cuanto a los plazos, ha explicado que las obras de la antigua residencia universitaria de San Bartolomé serán complejas, de ahí que se dilatarán en el tiempo al menos dos años, y las de Peñuelas está previsto que puedan terminarse durante el próximo curso académico.

 

Asimismo, Hernández Ruipérez ha mostrado su satisfacción porque la Junta haya retomado el programa de inversiones para las universidades, que se vio “interrumpido en 2011”, y que podría servir a la USAL para reconducir las obras en las facultades de Psicología y Bellas Artes, así como en la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales, cuyas instalaciones están “en situación bastante precaria”.

Noticias relacionadas