La Usal da la vuelta a sus números rebajando gasto en personal un 9% y con más tasas

El informe del Tribunal de Cuentas dibuja el panorama que, desde 2012, presentan las cuentas de la Universidad. La reducción de transferencias de la administración se compensa con el aumento de ingresos por tasas y el ajuste en personal y nóminas. El resultado, saldo en positivo.

Reducción de personal y aumento de los ingresos para compensar la minoración de las transferencias recibidas de las administraciones. Esta es la receta que han aplicado las universidades públicas para tratar de equilibrar su situación y que se pone de manifiesto en el último informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre estas instituciones. Una práctica a la que la Universidad de Salamanca no ha sido ajena.

 

Así, la institución académica ha reducido casi un 9% la carga de personal prescindiendo de 365 trabajadores entre 2008 y 2012; ha reducido otro 9% su gasto en el capítulo de personal, hasta quedarse en 120 millones de euros; y ha aumentado sus ingresos con un 20% de derechos por tasas, hasta rozar los 49 millones de euros en 2012 por este concepto. El resultado, un saldo presupuestario que ha pasado de los nueve millones de euros negativos en 2008 a los 12,4 positivos de 2012. Y una cuenta de resultados en la que los gastos han logrado minorarse un 46% mientras los ingresos, con menos transferencias, se reducían solo un 28%.

 

Según los datos que maneja el Tribunal de Cuentas, el personal de la Universidad de Salamanca estaba compuesto por 3.798 trabajadores a 31 de diciembre de 2012, de los cuales 2.564 son personal docente y de investigación y otros 1.234, personal de administración y servicios. La cifra total se ha rebajado un 8,77%, 365 trabajadores menos entre 2008 y 2012, aunque la reducción ha sido mayor en los PAS, un 11,92%.

 

De acuerdo con los datos suministrados por las universidades públicas, el conjunto de recursos humanos de que disponen las universidades (funcionarios y laborales), a 31 de diciembre de 2012 incluyendo las presenciales y especiales, asciende a 158.214 empleados públicos, de los que 101.424 son personal docente e Investigador (PDI) y 56.790 personal de administración y servicios (PAS). 

 

 

MENOS GASTO DE PERSONAL

 

Los gastos totales por retribuciones de las universidades se han incrementado entre 2008 y 2012 en un 9,94%, si bien debe destacarse que el aumento sería mucho mayor si se tiene en cuenta que en 2012 se produjo una disminución respecto al año anterior, como consecuencia básicamente de la supresión de la paga extraordinaria del mes de diciembre de los empleados públicos.

 

En el caso de Salamanca, por contra, no ha sido así. fecha de 2012 los gastos de personal alcanzaban los 120,7 millones de euros anuales. Según los datos del informe, el gasto en este capítulo se ha reducido paulatinamente desde 2008 hasta un total del 9%, lo que ha supuesto una reducción de 11,9 millones de euros desde los 132,6 reconocidos en 2008 hasta la cifra reservada para 2012.

 

 

MENOS TRANSFERENCIAS, MÁS TASAS

 

En cuanto a los ingresos, se ha compensado el descenso de los ingresos por fuentes ajenas con un aumento de los propios. Es decir, que aunque las transferencias que paga la Junta de Castilla y León se han reducido, se ha cubierto el capítulo de ingresos con más matrículas. Así, los ingresos que destina la Comunidad a la Usal bajaron un 10% entre 2008 y 2012, pero subieron los ingresos propios un 31%. Lo que más, las matrículas ordinarias y extraordinarias, por las que se consiguen 5,6 millones más en el período estudiado, y los ingresos por residencias, que suben un 31% hasta sumar 3,3 millones.

 

La clave para conseguir más ingresos ha estado en las tasas y en el aumento de alumnos, tanto de los nuevos que se matriculan como en los totales, gracias a los grados y a los master, una tendencia que ya se notaba en 2012 y que se ha reforzado.

 

 

JUBILACIONES

 

Hasta el año 2012, treinta y seis universidades y la UNED aplicaron planes de incentivación de la jubilación voluntaria anticipada del profesorado de los cuerpos docentes universitarios, que consistían en el abono de las cantidades que complementaban la pensión cobrada hasta el importe de lo que se recibiría en la universidad si se siguiera en activo, desde el momento en que se producía la jubilación anticipada y hasta los 70 años. A estos planes se acogieron al menos 3.828 empleados, habiendo dado lugar a unos pagos desde 2008 a 2012 de al menos 183 millones de euros, siendo la proyección de gastos a reconocer en los años siguientes, según estimaciones actuariales, de un total de 238 millones de euros. En el caso de la Usal, 51 personas se acogieron a los planes de jubilación anticipada entre 2011 y 2012.