La Usal apoyará que las tasas se eleven sólo en función del IPC

En unos tiempos de crisis como los que atraviesa España, cualquier sensibilidad social es poca para aliviar el maltrecho bolsillo de las familias, especialmente las que tienen hijos cursando estudios superiores. Así lo ha entendido el actual equipo rectoral de la Universidad de Salamanca, que está decidido a apoyar que las tasas académicas experimenten “incrementos asociados al IPC”, según apunta a TRIBUNA el vicerrector de Economía y Gestión, Ricardo López.
E. S. C.

Aunque la situación financiera de la institución es delicada, la Universidad no promoverá una carga mayor de los precios que abonan las familias de los estudiantes para obtener más ingresos. En esta línea también se encaminaba el programa electoral del candidato al Rectorado Ángel Domínguez Olavarri, quien defendía congelar las tasas por razones de “sensibilidad social”.

En todo caso, el vicerrector recuerda que la autonomía de la Universidad para decidir sobre esta cuestión es limitada, toda vez que es finalmente la Junta de Castilla y León, a propuesta del Consejo de Universidades, el órgano competente para establecer la evolución de los precios académicos dentro de la horquilla determinada por el Ministerio. Para el actual ejercicio, se aprobó un incremento del 1,5 por ciento, lo que ha supuesto una subida de entre nueve y 19 euros, en función del título. También dentro del capítulo social de la política de la Usal se enmarca la conciliación de la vida familiar y laboral de sus trabajadores. A este respecto, López expresa su propósito de continuar la línea de acuerdos con centros de Educación Infantil de Salamanca impulsada por el anterior equipo de Gobierno, pero dando un paso más.

En colaboración con la Comisión de Acción Social de la institución, que se reunirá durante este mes, el vicerrector pretende “intensificar” esta política, lo que se puede traducir en un incremento de las guarderías con las que se mantienen acuerdos o un aumento de la dotación presupuestaria que actualmente se destina a cubrir este servicio. Para ello, previamente se evaluará la ejecución del Plan Social de la Universidad. Una vez analizado, “si detectamos que existe una importante demanda que está sin atender, haremos el esfuerzo para que se pueda cubrir”, asegura López.

En la actualidad, son doce los centros de educación infantil de Salamanca con los que la Universidad ha rubricado acuerdos de colaboración que permiten habilitar plazas para los hijos tanto de personal docente y administrativo como de estudiantes. Este convenio también se va a extender a las guarderías, previamente examinadas por los técnicos de la institución.El equipo de Gobierno del rector José Ramón Alonso optó por esta alternativa en detrimento de la promesa inicial de construir un edificio que sirviese de guardería.