La Universidad niega cualquier relación contractual con Cofely en el proyecto de investigación

La Usal participa con Cofely, núcleo de la trama de corrupción de Francisco Granados, en un proyecto de eficiencia energética en Zamora. Asegura que no hay contrato directo alguno y que se trata solo de un proyecto de investigación. Sí se concedió subvención ministerial.

4,1 MILLONES DE EUROS DE PRESUPUESTO

 

El proyecto SmartZA cuenta con un presupuesto superior a 4,1 millones de euros (que es la cantidad financiable del proyecto) que se reparte entre una subvención, fondos FEDER y el apoyo de un préstamo. La subvención supera los 910.000 euros, de fondos europeos son 80.000 euros y otros 2,8 millones se logran a través de un préstamo.

Fuentes de la Universidad de Salamanca han negado que la institución tenga cualquier relación contractual o que haya realizado pagos a Cofely, la empresa que según todos los indicios era la principal beneficiada y centro de la trama de corrupción que ha acabado con la detención de medio centenar de personas por cobrar comisiones ilegales por adjudicar contratos municipales. Como también ha hecho el Ayuntamiento de Zamora, la Usal ha aclarado que la única relación con esta empresa reside en la participación en un proyecto de investigación y que no existe concesión ni contrato alguno.

 

Según ha explicado un responsable del proyecto SmartZA en la Usal, "lo único que tenemos es un proyecto de investigación que parte del Ministerio" de Economía y Competitividad a través del Ciemat, que es el que impulsa la concesión de una subvención de cuatro millones de euros para desarrollar investigaciones en eficiencia energética. Según el mismo responsable, la Usal desarrolló hace unos años un proyecto similar con varias de las empresas y entidades que también participan en SmartZA, caso de Ciemat e Inzamac, lo que les dio una experiencia en el trabajo con el concepto de ciudades inteligentes.

 

El mismo grupo decidió seguir adelante con la investigación aplicada a una ciudad como Zamora, momento en el que se logró la cooperación del Ayuntamiento de Zamora, pero también entró en el grupo Cofely, que impulsó la petición de la subvención ministerial, que se concedió. Varios representantes de la empresa acudieron a diversas reuniones y Cofely figura como coordinador del proyecto en el que figuran como participantes Inzamac Asistencias Técnicas SA, Ideas TX Ingeniería SL, Ingeniería y Consultoría para el Control Automático SL, Fundación CARTIF, Centro de Inivestigación Energética Medioambiental y Tecnológica (CIEMAT) y la Universidada de Salamanca.

 

El Ayuntamiento de Zamora limitó su participación a proporcionar datos para realizar el estudio previo a la puesta en marcha del proyecto. Y la Usal por su parte solo participa en la parte del proyecto de investigación sobre eficiencia energética en ciudades.