La Unión Europea financiará el eje que une Francia y Portugal a través de Irún-Fuentes de Oñoro-Aveiro

España deberá invertir 49.800 millones de euros hasta 2020 en el desarrollo de los cinco corredores
El Ejecutivo comunitario ha diseñado una lista de diez infraestructuras transfronterizas que incluye el corredor del Mediterráneo, pero también otros trazados de interés para España como la conexión Madrid-Lisboa. El eje atlántico que unirá Francia y Portugal, pasando por País Vasco y Castilla León también ha sido elegido, pero queda fuera el llamado Eje 16 que preveía conectar Europa con España a través del Pirineo central. En concreto, la localidad salmantina de Fuentes de Oñoro es uno den los enlaces de este corredor. De este modo, se financiará el eje Irún-Fuentes de Oñoro-Aveiro.

El Corredor del Mediterráneo es uno de los ejes señalados por la Comisión Europea para construir la futura red europea de transportes de aquí a 2030 y para la que se destinarán fondos europeos al menos hasta 2020. El trazado llegará hasta Algeciras, aunque no por el litoral andaluz, sino a través de una ruta interior que une Algeciras y Madrid, pasando por Sevilla.

El corredor recorre toda la costa desde Francia hasta Cartagena y Almería, vía Barcelona y Valencia. Desde Almería seguirá una ruta interior hacia Granada y luego hasta Sevilla. Esta ruta permite unir los nodos de Valencia y Sevilla, según el documento de la propuesta de Bruselas.

Expertos del Ejecutivo comunitario han explicado que la metodología marcada para diseñar los mapas de la red básica europea no contempla la unión de dos puertos primarios, lo que impedía la conexión por el litoral con Algeciras. Por ello, la Comisión plantea dos ramas, una que parte de Algeciras y llega a Barcelona por Madrid y Zaragoza, y otra de Sevilla a Cataluña, pasando por Valencia.

"Es lo acordado con el Gobierno español, llegamos a un entendimiento común", ha declarado en rueda de prensa el vicepresidente del Ejecutivo comunitario y responsable de Transportes, Siim Kallas. El representante comunitario ha recalcado que los distintos trazados elegidos en España para formar parte de la red básica europea es una propuesta que "satisface al Gobierno español" tanto como a la propia Comisión.

El Ejecutivo comunitario ha diseñado una lista de diez infraestructuras transfronterizas que incluye este corredor, pero también otros trazados de interés para España como la conexión Madrid-Lisboa. El eje atlántico que unirá Francia y Portugal, pasando por Valladolid y por San Sebastián, incorporando el puerto de Bilbao como primario.

Sin embargo, queda fuera el llamado Eje 16 que preveía conectar Europa con España a través del Pirineo central. Se trata de un proyecto "no realista", en palabras de Kallas, porque los túneles en zonas montañosas plantean "problemas de seguridad y medioambientales". Con todo, el vicepresidente de la CE ha dicho entender la "preocupación" de España por mejorar sus conexiones con el resto del continente.

La selección debe ser aún negociada con los Veintisiete y el Parlamento Europeo, aunque fuentes comunitarias afirman que se han utilizado criterios estrictos que facilitarán que todas las obras superen el corte.

La Unión Europea apoyará con 32.000 millones de euros procedentes de las arcas comunitarias una lista de diez grandes infraestructuras con las que se quiere construir una gran red europea de transportes. Con estos fondos, la UE costeará entre el 15 y el 30 por ciento de los proyectos, aunque en algunos casos podría llegar hasta el 40 o el 50 por ciento, a cambio de un compromiso de inversión y de plazos de parte de los Estados miembros implicados.

En una rueda de prensa en Bruselas, Kallas ha destacado la voluntad de optimizar las inversiones y focalizar los recursos en proyectos realistas y eficaces, que permitan que la red de transportes ferroviarios en la UE pase "de ser un puzle a ser una auténtica red".

La propuesta incluye 35 proyectos transfronterizos para reducir los cuellos de botella, 37 aeropuertos clave y 83 puertos principales tendrán conexiones ferroviarias y lazos por carretera con la red básica. Unos 15.000 kilómetros de ferrocarril tendrán alta velocidad, según los datos presentados por Kallas.

"Hemos pasado de una lista de deseos a una política real. De un marco vago a compromisos jurídicamente vinculantes, con un verdadero valor añadido europeo", ha subrayado.

Gran inversión
Además, España deberá invertir 49.800 millones de euros hasta 2020 en el desarrollo de los cinco corredores que la UE ha incluido entre las nuevas Redes Transeuropeas de Transporte anunciadas este miércoles, con el fin de que están ejecutados en el horizonte de 2030 fijado por Europa, según informó el ministro de Fomento, José Blanco.

El ministro indicó que ello supone una inversión media anual de unos 7.000 millones de euros anuales, un monto que Blanco considera "realista y asumible" antes "los ajustes de gasto que permiten suponer la actual coyuntura económica".

No obstante, con su inclusión en las Redes Transeuropeas, España podrá recibir ayudas de la UE para su construcción por un importe máximo equivalente al 20% de su presupuesto total.

El titular de Fomento recordó que la ejecución de esta inversión y la construcción de los corredores es de obligado cumplimiento, dado que las nuevas Redes Transeuropeas tienen carácter de reglamento europeo.

En la rueda de prensa que ofreció tras conocer la decisión de Bruselas sobre las redes prioritarias, Blanco mostró su satisfacción por la inclusión de los cinco corredores propuestos por España, por considerar que supone el "paso de la España radial a la España en red en cuanto a la planificación de infraestructuras".