La Unidad Municipal de Apoyo Psicosocial dará servicio a toda la población de personas mayores

Dori Barbero en la presentación de las novedades de la Unidad (Foto:F.Rivas)

Atendió en 2012 a cerca de 300 usuarios y contará este año con “grandes novedades”

La Unidad Municipal de Apoyo Psicosocial a Personas Mayores de Salamanca ha ampliado su programación y servicios a todas las personas mayores de 60 años de la ciudad, especialmente a aquellas cuidadoras de personas mayores dependientes.

 

Así lo ha señalando la concejal de Mayores, Dori Barbero, quien ha detallado que este programa, que ofrece el Ayuntamiento de Salamanca y que atendió en 2012 a cerca de 300 usuarios, contará este año con “grandes novedades” respecto a ediciones anteriores.

 

Entre ellas, ha señalado, se encuentra la ampliación del servicio del programa de Atención Psicológica Individualizada a la población en general con 60 a más años, independientemente que sean o no cuidadoras. En años anteriores esta actividad se prestaba solo a la persona cuidadora.

 

Debido al incremento de servicios de la Unidad Municipal, la edil responsable del área ha señalado que se han tenido que incrementar los recursos de personal y también económicos.

 

Otra de las novedades de esta edición es la ampliación del perfil del voluntario, ya que podrán ocupar este papel las personas mayores de 55 años, en relación a los destinatarios de la Unidad, que son personas con más de 60 años.

 

Asimismo, Dori Barbero, ha anunciado que la cobertura del programa de voluntariado también se incrementa, ya que se podrán realizar tareas de acompañamiento a personas mayores que vivan solas y no dispongan de apoyo familiar. En esta área del voluntario se realizará un curso de formación básica para captación de nuevos voluntarios.

 

MÁS SERVICIOS

 

Respecto al Programa de Apoyo Psicológico en situaciones de duelo, enmarcado entre las acciones de esta Unidad, la concejala ha subrayado que se amplía también la cobertura del mismo y se atenderá a personas a partir de 60 años y que se encuentren en situaciones de duelo, sin que necesariamente hayan sido cuidadores de un familiar dependiente.

 

Por otra parte, otra de las acciones que se llevará a cabo por primera vez será la puesta en marcha de talleres de crecimiento personal en los centros de mayores de gestión municipal (Juan de la Fuente y Tierra Charra).

 

Se trata, ha detallado la concejal, de charlas de hora y media de duración que se impartirán trimestralmente sobre temas psicológicos, relaciones interpersonales, crecimiento personal y otras cuestiones de interés para los mayores.

 

Este año, por primera vez, en la Semana de Oro de los Mayores se impartirá una ponencia sobre ‘Técnicas y estrategias de auto cuidados para mejorar la calidad de vida: cómo trabajar los pensamientos y emociones’, a cargo de un profesional de la psicología.

 

A este abanico de acciones, enmarcadas en esta Unidad, se suman los grupos de ayuda mutua para familiares y cuidadores habituales de mayores dependientes, que funcionan durante todo el año; el Programa de Información y Asesoramiento Social y el Teléfono de Atención de la Unidad.

 

Respecto a este último, Dori Barbero ha explicado que es un servicio gratuito que funciona todo el año y que recoge llamadas de las personas beneficiarias de la Unidad.

 

Los objetivos de este servicio telefónico son proporcionar información, apoyo y asesoramiento a las personas mayores y a los cuidadores, ofrecer “escucha activa” y apoyo emocional, así como facilitar la comunicación y expresión de emociones generando en cada llamada una relación de ayuda, entre otros.

 

PERFIL DEL CUIDADOR

 

Por otra parte, respecto al perfil de la persona cuidadora se trata, según ha explicado Dori Barbero, de mujer de sexo femenino, con una edad comprendida entre los 45 y los 60 años y ama de casa.

 

En lo que se refiere a la relación con el cuidador, en la mayoría de los casos se trata de la hija, y en menor medida de la esposa, hermana o nuera del afectado. La concejal de Mayores ha afirmado que estos datos responden al perfil del cuidador incluido en el Libro Blanco de la Dependencia.