La UE acuerda redoblar esfuerzos para combatir el tráfico de seres humanos

Los ministros del Interior de la Unión Europea han acordado este jueves en Luxemburgo redoblar sus esfuerzos para combatir el tráfico de seres humanos y proteger a las víctimas a través del refuerzo de la cooperación entre ellos y con terceros países a la luz de las cinco prioridades identificadas en la nueva estrategia europea cuyo objetivo es lograr la erradicación del problema de aquí a 2016.
BRUSELAS, 25 (EUROPA PRESS)

Los ministros del Interior de la Unión Europea han acordado este jueves en Luxemburgo redoblar sus esfuerzos para combatir el tráfico de seres humanos y proteger a las víctimas a través del refuerzo de la cooperación entre ellos y con terceros países a la luz de las cinco prioridades identificadas en la nueva estrategia europea cuyo objetivo es lograr la erradicación del problema de aquí a 2016.

Las prioridades de la estrategia europea, presentada el pasado mes de junio por la Comisión Europea, se centran en la identificación, protección y asistencia de las víctimas para garantizar que pueden "recuperarse y reintegrarse en la sociedad", con un especial énfasis en los menores; en la prevención en segundo lugar, incluido para reducir la demanda de seres humanos forzados a trabajar o que son explotados sexualmente; aumentar la persecución criminal contra los responsables de este delito; mejorar la coherencia entre los Estados miembros y las organizaciones internacionales en la lucha contra el tráfico de seres humanos y también el conocimiento sobre la respuesta eficaz para combatir esta lacra.

La estrategia prioriza en todo caso el refuerzo de la investigación con el objetivo de aumentar el número de condenas en los Estados miembros por tráfico de seres humanos o explotación sexual después de que en los últimos años el número de criminales que responden por estos delitos ante la Justicia en los Estados miembros haya bajado desde los 1.500 en 2008 a los 1.250 en 2010 mientras que el número de criminales no deja de aumentar, según datos del Ejecutivo comunitario.

Bruselas estima que en los países desarrollados --los países de la UE, Estados Unidos, Australia, Japón y Noruega-- existen al menos 1,5 millones de personas obligadas a realizar un trabajo forzoso en estos países, que pasan por actividades criminales como el robo, el tráfico de drogas o la prostitución, que generan más de 25.000 millones de euros al año para las principales redes criminales a nivel mundial.

Los Veintisiete se han comprometido este jueves en Luxemburgo entre otros a estudiar la creación o el refuerzo de las unidades policiales y judiciales para mejorar la investigación de estos crímenes, así como los equipos de investigación conjuntos, incluido con terceros países y a desarrollar o mejorar mecanismos nacionales para identificar, proteger y asistir a las víctimas, así como para reforzar la protección de las víctimas menores de edad estableciendo mecanismos de cooperación con los países de origen, tránsito y destino.

También se comprometen en unas conclusiones adoptadas a promover el intercambio de información y desarrollar investigaciones transfronterizas con el apoyo de las agencias europeas de Cooperación Judicial y Policial Eurojust y Europol respectivamente, incluido a través de equipos de investigación conjuntos para los casos "relevantes".

Los Veintisiete han respaldado aumentar además los esfuerzos para confiscar los activos procedentes de actividades ilegales relacionadas con el tráfico de seres humanos y recabar e intercambiar datos comparativos sobre víctimas y criminales y apuestan por implicar al sector privado en la lucha contra el tráfico de seres humanos a través de la Coalición de Empresas Europeas contra el Tráfico de Seres Humanos, cuya creación está prevista para 2014.

Asimismo, se han comprometido a transponer a tiempo la directiva europea para la prevención y la lucha contra el tráfico de seres humanos y proteger a las víctimas y ratificar "sin dilación" el Protocolo Palermo de la ONU y la Convención del Consejo de Europa sobre Acciones contra el Tráfico de Seres Humanos de 2005.

Los ministros del Interior de la UE también han reclamado a Eurojust y Europol que redoblen sus esfuerzos para combatir el tráfico de seres humanos en cooperación con los Estados miembros, que faciliten y apoyen la creación de unidades policiales y judiciales nacionales y desarrollen una guía con las mejores prácticas para identificar a las víctimas.

Los Veintisiete piden a la Comisión Europea a su vez que garantice entre otros recursos financieros "adecuados" para aplicar la estrategia europea contra el tráfico de seres humanos y financie proyectos que permitan reducir la demanda y oferta de servicios ligados al tráfico de seres humanos, que estudie crear mecanismos de cooperación con países terceros "prioritarios" implicando a los Estados miembros y desarrolle políticas multidisciplinares e innovadores para afianzar la lucha contra el tráfico de seres humanos a nivel de la UE.

También le piden que desarrolle un modelo para asistir a las víctimas y que aumente los esfuerzos para concienciar sobre el problema, por ejemplo designando de aquí al 2016 un Año Europeo contra el Tráfico de Seres Humanos y que presente una evaluación en 2014 sobre los progresos para implementar la estrategia europea en la materia.