La UDS se lo toma con calma pese a que el Racing no acaba de dejar marchar a Edu Bedia

TODO HABLADO. El club salmantino sólo espera la firma para cerrar la cesión. LA DIFICULTAD. Miguel Ángel Portugal se resiste a ser convencido
T. S. H.

El Racing de Santander no acaba de dar el visto bueno a la cesión de Edu Bedia aunque en el Salamanca, donde se le esperaba el pasado lunes, se lo toman con calma porque están convencidos de que la llegada del joven centrocampista es cuestión de no demasiado tiempo.

Un convencimiento que es fruto del acuerdo que el club salmantino ha alcanzado tanto con el cántabro para acoger al futbolista hasta el próximo mes de junio, como con el propio jugador y su representante. Bedia, que el pasado junio se mostró reacio a salir cedido, ahora está plenamente convencido y además sus ganas por venir al Salamanca han quedado plasmadas tanto en sus declaraciones como en las conversaciones que está manteniendo durante estos días con los representantes del Racing de Santander.

Los flecos que restan por resolver, y que se espera que estén solucionados como mucho en un par de días, se centran en la resistencia que está ofreciendo Miguel Ángel Portugal a dejar marchar al centrocampista. Pese a que apenas ha contado con él –no alcanza los 80 minutos de juego–, su marcha puede dejar debilitado un centro del campo que se quedaría con tres efectivos a la espera de que se recupere Tziolis. De hecho se espera que el griego, después de superar una lesión, empiece a ejercitarse sobre el 20 de enero y, según ha comentado el propio Portugal, si entonces se ve que su recuperación va en buen camino, sí dejaría vía libre a Bedia. Por supuesto eso es algo que el jugador no quiere porque para entonces puede haber perdido muchas opciones de salir a un conjunto que le interese porque todos los que buscan fichajes tratan de cerrarlos cuanto antes.

Mientras se concreta la operación, en Salamanca se le sigue esperando con los brazos abiertos y alguno de los que han sido sus compañeros en el Racing, como José Moratón, hablan maravillas de él. “Si realmente se cierra el fichaje sería bueno para la Unión. Es, para empezar, muy buena persona. En el vestuario se acoplaría muy bien y como jugador ha sido internacional con la española en todas las categorías y eso quiere decir algo. El juego de la Unión y venir a esta ciudad y a este equipo, creo que le pueden venir muy bien”, apuntó ayer.