La UDS logra que la gran mayoría de sus socios tenga entrada para ver a España

EN DOS HORAS. Pese a las largas colas en taquilla los abonados retiraron su localidad sin problema. QUEJA. La exclusión de los infantiles. OTRAS VÍAS. Saturado el servicio de internet y agotadas en los cajeros en diez minutos.
Teresa Sánchez
Las gradas del Helmántico estarán repletas de unionistas el próximo 8 de octubre en el encuentro España-Lituania toda vez que la gran mayoría de los socios de la Unión Deportiva Salamanca pudieron retirar ayer su entrada en las taquillas del estadio. Existía incertidumbre sobre si iba a ser posible que hubiera papel para todos los socios y por eso algunos incluso hicieron noche en los aledaños del estadio pero, tanto los que llegaron a las diez de la noche del martes como los que se acercaron “por probar” pasadas las once y media de la mañana, volvieron a casa con el preciado trofeo. De hecho a mediodía las colas morían y a partir de ese momento, y hasta las nueve y media de la noche, todo el que llegó con el carné de socio ante las taquillas apenas tardó unos segundos en hacerse con su localidad. Durante toda la jornada fueron unos 3.500 socios los que se acercaron al estadio para retirar su localidad y por la tarde quedaron agotadas las de fondo sur.

Los que no tuvieron tanta suerte fueron los aficionados que, sin ser socios de la UDS, probaron a comprar su localidad a través de los medios oficiales dispuestos por la Real Federación Española. Pocos tuvieron la fortuna de hacerlo por internet porque la página web que dispensa las entradas aparecía saturada y no permitía la entrada. A muchos se les negaba la entrada al servicio por la gran cantidad de personas que estaban intentando entrar a él y a las 10.30 horas aparecía el cartel de agotado. Similar situación para los que probaron a realizar la compra a través de los cajeros de La Caixa, ante los que se podían observar largas colas no sólo en la ciudad sino también en algunas localidades aledañas. El servicio se inició a las 10.10 horas, con la única posibilidad de obtener localidades de preferencia y tribuna –aquellas que están numeradas–. Veinte minutos después aparecía el cartel de entradas agotadas.

Las únicas posibilidades ahora para hacerse con una entrada pasan por adquirirla en caso de ser socio de la Unión hasta el viernes en las taquillas –aunque el club recomienda acudir cuanto antes porque no existe garantía de que haya para todos–, y si no, a partir del lunes se pondrán a la venta las que queden disponibles. Hay quien ya mira hacia la reventa donde algunos planean hacer su agosto. De hecho ayer en algunos portales de internet se pedían hasta 339 euros por una localidad de fondo a primera hora de la tarde, aunque a última hora el precio más alto al que pudo acceder este diario era de 230.