La UDS cuelga el ‘No hay billetes’ y asegura el lleno para el domingo

TODO VENDIDO. Ayer por la mañana se agotaron todas las entradas para el domingo. PIDE PERDÓN. El club se disculpa ante los socios perjudicados porque no ha sabido medir las peticiones de invitaciones
David Gutiérrez

El reparto de las más de 17.000 localidades del Helmántico queda de la siguiente manera: unas 5.000 corresponderán a aficionados béticos; en torno a 5.500 son asientos reservados para socios del club unionista; se han despachado unas 3.500 invitaciones gratuitas entre los abonados y el resto se ha vendido entre los socios y seguidores blanquinegros y béticos, eso sí, a distintos precios. Es decir, lleno asegurado, la primera vez que se recuerda en el Helmántico desde que la grada se reformó para que todos los espectadores, y una taquilla que superará los 150.000 euros de ingresos, sin duda, la mejor de esta temporada y entre las mejores de la historia de la UDS en Segunda División.

El club se ha equivocado y lo reconoce. Admite que se ha visto desbordado y que su previsión de invitaciones que los socios iban a retirar ha sido muy inferior a la demanda que realmente se ha dado. Los antecedentes, 1.300 invitaciones retiradas ante el Cartagena y unas 1.600 frente al Real Unión, hicieron que la UDS fuera optimista, pero al final ese optimismo se ha desbordado.

La consecuencia lógica de ese tropiezo del club es que más de seiscientos socios de la entidad se quedarán sin su derecho a retirar una invitación de forma gratuita. Eso sí, el club sí ha previsto, como corresponde, la posibilidad que tienen los socios infantiles para entrar por cualquier puerta del Helmántico. Ayer emitió un comunicado que rezaba así: “Las previsiones iniciales de entradas gratuitas para abonados se han visto absolutamente desbordadas y no se ha podido acceder al número total de peticiones. Mediante este comunicado, la UD Salamanca desea expresar públicamente disculpas a todos los abonados afectados”. Un punto de fricción entre club y afición que debe subsanarse de cara al partido.