La temporada de verano acaba con más incendios pero con menor superficie quemada

Hasta el 31 de octubre se han producido 308 incendios en la provincia, que ha afectado a 777 hectáreas
La temporada de incendios concluye con un balance positivo, en la que se han producido un aumento en el número de fuegos registrados pero de menor gravedad y con menos superficie quemada. Este es el balance que ha realizado la Junta de Castilla y León de la incidencia del fuego desde enero hasta el 31 de agosto en la provincia de Salamanca, con especial atención a los meses de verano. No obstante, desde la Administración regional han resaltado las especiales condiciones meteorólogicas de esta temporada, con una primavera calurosa, un verano con un mes de julio lluvioso y los de agosto y septiembre caluroso y un mes de octubre con calor y con 23 días sin lluvia, lo que ha alargado quince días la temporada de incendios.

Así, en esta campaña de incendios se han registrado un total de 308 incendios hasta el 31 de octubre y se han quemado 777,36 hectáreas, de las que 72,5 eran arboladas. Estos datos reflejan un aumento del 11% en el número de incendios con respecto a la media de la última década pero ha disminuido un 75% la superficie quemada con respecto al mismo periodo.

En cuanto a la gravedad de los incendios, este año ha sido menor que en otras ocasiones. Este verano, solo uno de los incendios, el de Serradilla del Arroyo, ha sido declarado de nivel 1. En 95 de de ellos la superficie quemada ha sido superior ha una hectárea, mientras que en los 213 restantes no se ha superado esta superficie. Además, el jefe de servicio de Medio Ambiente de la Junta, Javier Galán, ha querido destacar que no se ha producido ningún gran incendio, los que superan las 500 hectáreas.

Asimismo, la Administración regional destaca que el 94% de los incendios han sido controlados en menos de 3 horas y, de ellos, la mitad fue extinguido en un tiempo inferior a las 6 horas.

Pero, además de los incendios registrados en Salamanca, los medios de extinción de la provincia han participado en 18 incendios en Portugal y cinco en la provincia de Cáceres, debido a sendos convenios de colaboración.

Por otra parte, Galán ha querido resaltar que el 79% de los incendios se han producido por acciones humanas y la mitad de ellos han sido provocados, aunque ya hay 27 autores identificados. Según ha explicado el jefe de servicio, la mayor concentración de incendios provocados se producen en las zonas de la Sierra de Francia y de Arribes del Duero, por lo que se trabaja en la prevención mediante un plan en el que pretenden concienciar a la población del riesgo de usar el fuego en distintas actividades.

La provincia de Salamanca cuenta, para la prevención de incendios, con 47 autobombas, 14 cuadrillas, tres helicópteros, un retén con dos máquinas autobombas, 326 medios humanos y los aviones anfibios del Ministerio de Medio Ambiente de Matacán. Además, cuentan con una aplicación informática que transmite en tiempo real la información sobre los incendios.