La suerte del quinto premio anima las ventas en la capital

A falta del Gordo que sigue sin caer en Salamanca la capital pudo conformarse al menos con el quinto premio en la Lotería de Navidad de 2009. El 31.821 fue vendido casi íntegramente en la administración de El gato negro, que vendió 60 series, la mitad en ventanilla y la otra mitad para la Peña Barcelonista del bar restaurante Marsella de la calle Colombia.
S. G. P.

De ahí que la administración número 16, situada en el Paseo de la Estación, haya notado un aumento de las ventas con respecto al pasado año. “La verdad es que las ventas se han animado mucho gracias al quinto premio y en octubre ya recibimos los primeros compradores”, explicó a este periódico una de las vendedoras.

Un tanto de lo mismo ha pasado en la administración número 11, en la calle Vázquez Coronado, donde se vendió una serie del 31.821. “Dar un premio siempre anima las ventas”, asegura su responsable.

En ambos establecimientos han conseguido mejorar la afluencia de clientes con respecto al pasado año, mientras que el resto prevé mantener las cifras de la Navidad anterior. Si bien todos ven hoy y mañana como los días más fuertes en lo que a ventas se refiere gracias a los rezagados que dejan para el último día la compra. “El día antes al sorteo es en el que más trabajo tenemos a pesar de que muchos números ya están agotados”, explican desde la administración número 9, ubicada en la calle Azafranal.

El hecho de que la suerte pase año tras año de largo por Salamanca lleva a que muchas administraciones vendan más a clientes de fuera de la provincia que a los que residen en ella y es que Salamanca sigue a la cola en gasto de Lotería. “He vendido mucho a Barcelona, La Coruña y Valencia y siempre vendo más a gente de fuera”, asegura el responsable de la administración La Ranita, que baraja una pérdida de ventas de al menos un 7 por ciento.

Entre las curiosidades de este año destaca la venta de décimos acabados en cuatro que en dos administraciones han llegado a agotarse por ser el número en que finalizó el Gordo el año pasado. “Normalmente la gente prefiere los impares pero esta Navidad ha tenido mucho éxito el 4 gracias al Gordo y es que mucha gente cree que puede repetirse”, explica el dueño de la administración de Azafranal.