La subida de la soja hace peligrar la alimentación del ganado en España

Se ha registrado un valor medio de 413 euros/tn, lo que supone un aumento de un 25%
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha dado la voz de alarma ante la desmesurada subida de la cotización de la harina de soja en España. Si bien es cierto que las cotizaciones de esta materia prima tendían al alza desde principios de 2012, el simple anuncio de posibles limitaciones a la importación de harina de soja con origen argentino, ha disparado su valor en las lonjas españolas de referencia.

El precio de la harina de soja en nuestro país, que se utiliza para alimentar al ganado, ha alcanzado valores récord en las últimas semanas, incrementando de forma alarmante los costes de producción de las explotaciones ganaderas españolas, que ya venían sufriendo una grave crisis de rentabilidad por la sequía que ha azotado este invierno la Península Ibérica.

Mientras que en los meses de febrero y marzo, las cotizaciones medias acumulaban un aumento mensual cercano al 5%, la incertidumbre sobre el abastecimiento de harina de soja argentina, ha provocado que en los meses de abril y mayo, estos incrementos porcentuales se hayan duplicado, alcanzándose valores nunca antes vistos.

El precio medio en la lonja de Barcelona, desde el 1 de enero hasta el 17 de marzo ha sido de 330 euros/tn, mientras que desde ese fatídica fecha hasta esta misma semana, se ha registrado un valor medio de 413 euros/tn, lo que supone un aumento de un 25%.

La harina de soja se utiliza en la mayor parte de las explotaciones ganaderas, al ser un aporte básico de proteínas para los animales. España es deficitaria en el cultivo de la soja, por lo que debe importar grandes cantidades de este cultivo. En concreto, la soja en forma de harina se importa en un 85% desde Argentina.

Si analizamos las cotizaciones en la lonja de Barcelona, se puede observar el “tremendo escalón” que se produce entre el 17 y el 24 de abril, semana en la que se anuncia la nacionalización de YPF y se especula con posibles restricciones a las importaciones argentinas de soja.

En opinión de UPA, esta evolución de las cotizaciones prueba una vez más la “prudencia y cautela” con que deben actuar todos los implicados en lo tocante a estos temas. “Los mercados de materias primas son tremendamente sensibles y los movimientos especuladores están muy atentos para sacar beneficio de cualquier situación”, según la organización.