La subasta del Helmántico queda desierta

Ahora se abre una fase de gestión directa que dura 6 meses, tras la cual el estadio pasará a ser patrimonio del Estado.

La subasta del Helmántico, que se ha llevado a cabo esta mañana a las 10 horas en la delegación de la Agencia Tributaria de Valladolid, ha quedado desierta. Hasta la ciudad vecina se desplazó el abogado de la Unión Deportiva Salamanca, José María Rozas. 

 

El precio de salida para el estadio en la primera licitación fue de 14,75 millones de euros y en la segunda se hizo una rebaja del 25% sobre esta primera cantidad. 

 

Para participar en la subasta era necesario ingresar un depósito del 20% de su valor de partida, lo que en este caso significaba desembolsar 2,95 millones de euros.

 

A partir de ahora se abre un nuevo proceso denominado fase de gestión directa. Este proceso tiene un plazo máximo de 6 meses y cada mes se abre un periodo de pujas que no tiene un precio de salida mínimo.

 

Se puede ofrecer la cantidad que se quiera y cada mes se valoran esas pujas por parte de la Agencia Tributaria. Si no hay pujas o la Agencia Tributaria considera que no son cantidades idóneas, se vuelve a abrir un mes más.

 

Al finalizar los seis meses, si no ha habido ofertas o no son las adecuadas, la agencia tributaria estudiará una posible adjudicación a Patrimonio del Estado.

 

 

El estadio, con un aforo de 17.341 espectadores, se inauguró en el año 1970. Instalado en una parcela de más de cuatro hectáreas en Villares de la Reina, muy cerca de la capital salmantina, el Helmántico tiene 7.480 metros cuadrados y consta del campo de fútbol, varios bares, vestuarios, palco, cabinas de prensa y sala de prensa.