La solidez que hace falta

BUEN COMIENZO. La UDS salió dispuesta a mandar y lo consiguió durante mucho tiempo. ATRINCHERADOS. En el tramo final, la UDS conservó el resultado y sentenció a la contra
D. G.

El Salamanca de hoy es el más sólido de toda la temporada. La solvencia que demuestra en tareas defensivas repercute en una mayor maniobrabilidad en ataque. Genera confianza, y así llegan los puntos. Y en la situación por la que atraviesa la UDS, eso es fundamental. Salió de inicio la UDS con un 1-4-4-2 claro, manteniendo la posesión de balón y haciéndolo circular sobre todo desde los pies de Salva Sevilla y con balones largos de Murillo hacia Despotovic. El equipo unionista se dio cuenta de que por el flanco derecho de la zaga visitante podía hacer mucho daño, ya que Beobide no es lateral puro, y cargó su juego por ahí con Toti como protagonista. El canterano respondió a las expectativas y cada balón que tocó lo convirtió en aproximación, centro peligroso o falta a favor de la UDS. Por ese lado llegó el 1-0. Mientras, el Real Unión, flojo en defensa, sí tenía facilidad para hacer las transiciones rápidas. Con tres o cuatro toques se plantaba en la frontal, pero se topaba con una zaga que fue un muro, en especial los dos centrales y Zamora. La UDS no se echó atrás con el 1-0. Comprende que es mejor defender con balón que sin él. Y que además, tener la posesión implica poder hacerle daño al rival. Lo hizo con el segundo, de penalti y con desmarque de los que se preparan en los entrenamientos. A partir de ahí, a conservar el marcador y a sentenciar a la contra.