La socialista Rosa López renuncia a cobrar del Senado más de 7.000 euros de paga de transición

La senadora socialista Rosa López.

La senadora salmantina no solicitará la paga de transición y se reincorpora a su trabajo, aunque está a disposición del PSOE para volver a encabezar la lista.

La senadora socialista Rosa López ha decidido renunciar a la paga de transición que el Senado ha aprobado para los senadores que dejan de ejercer tras la disolución de las Cortes. Así lo ha anunciado esta mañana, lo que supone que no solicitará cobrar los cerca de 7.200 euros con los que el Senado compensa a los senadores salientes hasta el día de las próximas elecciones.

 

López, que se ha incorporado por primera vez al Senado esta corta legislatura, ha preferido solicitar su reincorporación a su puesto de trabajo como docente para poder terminar el curso evaluando a sus alumnos, de los que tuvo que despedirse en enero.

 

La paga de transición es una compensación económica que Congreso y Senado otorga a aquellos parlamentarios que dejan de ejercer tras la disolución de las Cortes, y que no forman parte de las diputaciones permanentes. Según el acuerdo de las cámaras, equivale a 54 días de sueldo, casi dos meses completos, que se abonan en un solo pago.

 

Se les reconoce el derecho a cobrar el salario completo y los complementos por ser de fuera de Madrid, y si son nombrados cargo remunerado en alguna comisión. El mínimo para diputados y senadores es de 2.813 euros de asignación básica, 1.800 para los de fuera de Madrid y 800 para los diputados por la capital) y complementos (cantidades variadas en función de si se es presidente o cargo en comisiones). Eso suma un mínimo de 3.600 euros por mes, unos 7.200 para el total de esta paga de compensación.

Noticias relacionadas