La siniestralidad repunta y se traslada a Comuneros, María Auxiliadora y Carmelitas

Denuncia anónima de un punto negro de atropellos en el paseo de Canalejas

El número de implicados en accidentes se eleva en 2014 por encima de los 600 y por primera vez en cinco años hay cuatro muertos. Solo mejora la cifra de peatones lesionados. Paseo Carmelitas, María Auxiliadora y Comuneros suben en el ranking de puntos negros, liderado por la avenida de Portugal.

SEGURIDAD VIAL EN LA CAPITAL

 

En total, Salamanca registró en 2014 un total de 604 víctimas y 2.789 implicados ilesos en accidentes de tráfico. Por lo que respecta a los atropellos, se registraron 117 (16 menos que los 133 de 2013), que se saldaron con 121 víctimas, una de ellas mortal, dos con heridas muy graves, 22 con heridas graves y 96 leves.

 

La Policía Local de Salamanca contabilizó durante el pasado año 2014 un total de 1.710 atestados de tráfico en la ciudad, una cifra ligeramente inferior a la del año precedente, 2013, cuando se instruyeron 1.787 atestados.

 

Los conductores examinados en las pruebas de detección alcohólica fueron 12.372, de los que 146, el 1,19%, dieron positivo.

 

En lo que se refiere a la mejora de la seguridad, se repintaron 284 pasos de peatones y se instalaron 200 señales verticales, 18 señales luminosas y 69 indicadores de pasos con pulsador; se reubicaron 105 contenedores y se rediseñaron las plazas de aparcamiento en nueve proyectos de remodelación viaria y de aceras.

La siniestralidad en Salamanca repunta y conoce nuevos escenarios. Esta es la principal conclusión que se puede sacar de los datos de accidentes de tráfico que refleja la memoria de la Policía Loca, de la que el Ayuntamiento ha difundido un estracto este martes. Una conclusión a la que se puede añadir que aumenta el número de víctimas, que son más los conductores y acompañantes afectados, menos los peatones y que muchos están centrados en tres grandes calles.

 

Según los datos facilitados, el año pasado se produjeron 1.710 atestados de tráfico con 604 víctimas y nada menos que 2.789 implicados en ellos. En total, se registraron cuatro muertos, dos  conductores, un ocupante y un peatón, una cifra no alcanzada en los últimos cinco años. A ello hay que sumar tres heridos muy graves (dos peatones y un conductor), 36 heridos graves (22 peatones, 10 conductores y cuatro ocupantes) y 561 leves (302 conductores, 163 pasajeros y 96 peatones). 

 

Las cifras son elevadas, con la mayor incidencia de heridos leves y de víctimas implicadas del último lustro, por encima de las 600, y con un importante repunte del número de conductores y ocupantes implicados: más de 300 tuvieron un accidente en el que sufrieron alguna lesión y casi 170 ocupantes también. En el lado bueno, que se ha reducido el número de peatones implicados con respecto al año 2013: 121 el año pasado por los 135 en total del anterior.

 

También ha cambiado el escenario de la siniestralidad vial en Salamanca. Se mantienen los mayores puntos negros, caso de la avenida de Portugal, el paseo de Canalejas y la Gran Vía, pero también se traslada a otros puntos con mucho tráfico en los que ha aumentado de forma importante el número de accidentes. Así, el paseo de Carmelitas (23 accidentes), Comuneros y María Auxiliadora (21 cada uno) se suman al mapa de la peligrosidad con cifras superiores a las de 2013.

 

 

Las vías en las que se produjeron más accidentes de circulación fueron la avenida de Portugal (55), el paseo de Canalejas (37), la Gran Vía (28), el paseo de Carmelitas (23) y el paseo de Torres Villarroel, la avenida de los Comuneros y la calle María Auxiliadora (todas con 21). Las intersecciones con mayor accidentalidad fueron la plaza de España (38), la glorieta de Leonardo da Vinci (23), la glorieta de la Charrería (22), la glorieta Ruta de la Plata (19) y la puerta de Zamora y la glorieta Ciudad de Brujas (14 ambas).