La SGAE repartió 384 millones de euros entre sus socios en 2012

Reixa, presidente de la entidad recalca que "a pesar del descenso en la recaudación, gracias al esfuerzo en identificación y en contención del gasto", se ha repartido "más y mejor".

La Sociedad General de Autores (SGAE) repartió 384 millones de euros entre sus socios en 2012, según consta en el Informe de Gestión anual que su presidente, Antón Reixa, presentará en la Asamblea que la entidad celebrará este próximo jueves, y que también admite un déficit de 1,8 millones.

 

"Teníamos que compensar a través del reparto las reducciones que se produjeron en el terreno del cobro de derechos, consecuencia inevitable de la caída brutal de la demanda cultural y, muy especialmente, de la inversión publicitaria en televisión y radios privadas (-18,4% y -11,4%, respectivamente), de la venta de soportes (-9,2%), de los ingresos de salas de exhibición (-8,5%) y del desastre por la remuneración en copia privada (-79,1%)", plantea Reixa en el Informe.

 

Todo ello ha supuesto un descenso del 16,2% en los ingresos comerciales de la SGAE, con una cifra de 268,2 millones de euros, "una caída ligeramente menor que la del conjunto de la industria cultural, pero un dato que revela una tendencia con la que no podemos ni debemos conformarnos en el futuro".

 

"En este contexto diabólico solo cabía intentar compensar al socio a través de una lucha contra el Pendiente de Identificación, fruto de la cual se han repartido más de 75 millones de euros. Esto, sumado al mayor número de obras en circulación, ha permitido que las cantidades repartidas por todos los conceptos en 2012 hayan superado los 384 millones de euros", explica el presidente.

 

A este respecto, Reixa recalca que "a pesar del descenso en la recaudación, gracias al esfuerzo en identificación y en contención del gasto", se ha repartido "más y mejor".

 

GESTIÓN FINANCIERA

 

La gestión financiera de la entidad ha estado lastrada en 2012 por dos problemas: la deuda de la Fundación con los bancos, derivada de la construcción y compra de edificios llevadas a cabo por Arteria en los años precedentes, y las reclamaciones fiscales de la Agencia Tributaria.

 

Reixa ha subrayado que la "atención y subsanación" de ambas contingencias ha obligado a disponer de más de 47 millones de euros (30 de la SGAE más 17 de la Fundación). "Por eso, a pesar de que el resultado neto de nuestra cuenta de explotación ordinaria es positivo en más de un millón de euros, el resultado final de las cuentas de 2012 presenta un déficit de 1,8 millones de euros", explica el Informe.

 

Para Reixa, "aunque suponga una reducción de más del 50% de las pérdidas de 2011 y contenga una negativa tendencia en los últimos años (-10,8 millones de euros en 2010), esta cifra no conviene relativizarla, sino fijarla en la memoria histórica de la SGAE para conjurar los excesos de un pasado que tanto está costando recuperar".