La sequía en Oriente Medio ha sido la peor en 900 años

Sequía mediterránea en 2012

Un nuevo estudio de la NASA considera que la reciente gran sequía en el este del Mediterráneo es probable que haya sido la peor de los últimos nueve siglos en la zona.

El estudio se refiere al pertinaz déficit de precipitaciones que afectó de 1998 a 2012 a Chipre, Israel, Jordania, Líbano, Palestina, Turquía y Suria. Sobre este último país, la sequía y las malas cosechas resultrantes ha sid apuntada en varios estudios como un desencadenante de la guerra civil entablada desde 2011.

Los científicos reconstruyeron la historia de la sequía del Mediterráneo mediante el estudio de los anillos de árboles como parte de un esfuerzo para entender el clima de la región y los cambuos en la precipitación en la zona. Anillos finos indican los años secos mientras que los anillos gruesos muestran años cuando el agua era abundante.

Además de la identificación de los años más secos, el equipo científico descubrió patrones en la distribución geográfica de las sequías que proporciona una "huella digital" para identificar las causas subyacentes.

En conjunto, estos datos muestran el rango de variación natural en la ocurrencia de la sequía mediterránea, lo que permitirá a los científicos diferenciar las sequías agravadas por el calentamiento global provocado por el hombre. La investigación es parte del trabajo en curso de la NASA para mejorar los modelos informáticos que simulan el clima ahora y en el futuro.

"La magnitud y la importancia del cambio climático humano nos obliga a comprender realmente toda la gama de la variabilidad natural del clima," dijo Ben Cook, autor principal y científico del clima en el Instituto Goddard de Estudios Espaciales y el Observatorio de la Tierra Lamont Doherty de la Universidad de Columbia en Nueva York City.

"Si nos fijamos en los acontecimientos recientes y comenzamos a ver las anomalías que se encuentren fuera de este rango de variabilidad natural, entonces podemos decir con cierta seguridad que parece que este evento en particular o esta serie de eventos ha tenido algún tipo de contribución al cambio climático causado por el ser humano", dijo.

Cook y sus colegas utilizaron el registro de los anillos de árbol llamado Old World Drought Atlas (Atlas de la Sequía del Viejo Mundo) para entender mejor con qué frecuencia y cómo las graves sequías mediterráneas se han registrado en el pasado. Se tomaron muestras de anillos de árboles vivos y muertos de toda la región, desde el norte de África a Grecia, Líbano, Jordania, Siria y Turquía. En combinación con los registros de anillos de árboles existentes en España, sur de Francia e Italia, se utilizaron estos datos para reconstruir los patrones de sequía geográficamente y en el tiempo durante el último milenio.

Los resultados han sido aceptados para su publicación en la revista Journal of Geophysical Research-Atmospheres, una publicación de la American Geophysical Union.

Entre los años 1100 y 2012, el equipo encontró sequías en el registro de los anillos de árboles que se correspondían a los descritos en los documentos históricos escritos en el momento. Según Cook, el rango de periodos húmedos o secos extremos es bastante amplio, pero la reciente sequía en la región de Levante (Mediterráneo Oriental), de 1998 a 2012, se destaca como un 50 por ciento más seca que el período más seco de los últimos 500 años, y 10 a 20 por ciento más seca que la peor sequía de los últimos 900 años.

Tener un área tan grande cubierta permitió al equipo no sólo ver variaciones en el tiempo, sino también los cambios geográficos en toda la región.

En otras palabras, ¿cuando el Mediterráneo oriental se encuentra en sequía, hay también sequía en el oeste? La respuesta es sí, en la mayoría de los casos, dijo Kevin Anchukaitis, co-autor y científico del clima en la Universidad de Arizona en Tucson. "Tanto para la sociedad moderna como para las civilizaciones antiguas, sin duda, esto significa que si una región estaba sufriendo las consecuencias de la sequía, es probable que existan en toda la cuenca mediterránea esas condiciones", dijo. "No es necesariamente posible confiar en la búsqueda de mejores condiciones climáticas en una región que en otra, por lo que tiene el potencial de perturbación a gran escala de los sistemas alimentarios, así como potenciales conflictos por los recursos hídricos".

Además, el equipo científico encontró que cuando la parte norte del Mediterráneo --Grecia, Italia, y las costas de Francia y España--tendía a estar en sequía, el este de África del Norte presentaba más lluvias, y viceversa.

Los dos principales patrones de circulación que influyen cuando se producen sequías en el Mediterráneo son la Oscilación del Atlántico Norte y el Patrón del Este del Atlántico. Estos patrones de flujo de aire describen cómo los vientos y el tiempo tienden a comportarse en función de las condiciones del océano.