La Semana Santa, un mal negocio para algunos artistas callejeros

El paso de la procesión de La Borriquilla provocó la retirada de los elementos que componían una "performance" habitual en la Plaza del Corrillo.

La Semana Santa es un atractivo indudable para los salmantinos y turistas que, durante estos días, disfrutan de su tiempo libre en la ciudad charra. Seguro que el artista callejero que habitualmente realiza su "performance" en la Plaza del Corrillo había pensado que esa afluencia masiva de gente podría resultar beneficiosa, pero nada más lejos de la realidad.

 

A las 9:30 horas del Domingo de Ramos, con todo dispuesto para realizar el espectáculo, una de las grúas municipales de la ciudad retiraba, cual turismo mal estacionado, todos los aperos del artista, que seguro que se llevó una ingrata sorpresa al volver al citado lugar.

 

La causa de esta retirada no es otra que la procesión de La Borriquilla, que discurriría por ese mismo lugar unas horas después. El depósito de vehículos suele saturarse durante esta celebración, pero seguro que han encontrado un sitio en el que colocar este "estorbo" puntual.