La San Silvestre de Salamanca, objetivo de la red de dopaje 'Operación Astur'

Alexis Rodríguez

El periódico El Español revela que la trama en la que está implicado el ex ciclista salmantino, Alexis Rodríguez, buscaba nuevos clientes en las pruebas populares, en las que también se entregaba la mercancía.

La 'operación Astur' contra el dopaje, en la que está implicado el ex ciclista salmantino, Alexis Rodríguez, buscaba nuevos clientes en las carreras populares. Al menos eso es lo que revala el diario El Español, que ha destapado este escándalo en el que hay más ex ciclistas implicados.

 

Según las investigaciones que lleva a cabo el juzgado de instrucción número 4 de Salamanca, y que publica el diario El Español, a la red liderada por los exciclistas profesionales Alexis Rodríguez (ex del Kelme) y Rafael Rodríguez Segarra (ex del Contentpolis-Murcia) este tipo de pruebas les servían tanto para distribuir los pedidos entre sus clientes como para captar nuevos.

 

Además, y según publica El Español, diez días antes de las detenciones, que se produjeron el 27 de marzo de 2015, el salmantino Alexis Rodríguez contactó por teléfono con uno de sus principales clientes, Rubén Castro Portela, a quien también asesoraba en los entrenamientos. Así, Castro, que también fue detenido en la operación, le hace un pedido y los dos quedan en la entrega de un premio que iba a darse tras una prueba en una localidad de Zamora.

 

En un principio, y siempre según una información de El Español, que ha tenido acceso a la sentencia, Alexis Rodríguez no quería haber acudido a Zamora, pero finalmente queda con Castro allí. Según la investigación, Castro, además de ser cliente también es distribuidor y sigue con su propia red de dopaje.

 

En esta trama se cuela Rodríguez Serrada, un ciclista federado. Como sucedía en el negocio de Alexis Rodríguez, algunos de los clientes de Rodríguez Segarra también le ayudaron a ampliar la red de consumidores. Otro de los detenidos reconoce en su declaración que toma anabolizantes y otras sustancias, publica El Español.

 

Asimismo, la entrega de la mercancía se llevaba a cabo en tiendas deportivas, pero también en las diferentes pruebas populares en las que participaban estos ex ciclistas, entre las que se encuentra la San Silvestre de Salamanca 2014, ésa en la que una inocentada de control antidoping le dio un susto a más de uno.