LA SALINA. Más de 2.200 jóvenes participan en programas de prevención de drogas

Balance. La Unidad de Drogodependencias del área de Bienestar Social ha trabajado, además, con chicos en autoescuelas, institutos y zonas de fiesta, además de reclusos y jóvenes de Proyecto Hombre
E. BERMEJO

El diputado de Bienestar Social, Alfredo Martín Serna, presentó ayer el balance de la Unidad de Drogodependencias de la provincia durante el año 2009, una memoria que se centra en tres áreas: prevención, reducción de riesgos e inserción.

En cuanto al primer área, el de prevención, los programas utilizados pretenden proteger y disminuir los factores de riesgo relacionados con el consumo de drogas.

Se aplican tanto al ámbito familiar (programas Moneo, Dédalo y Lazarillo), lo que ha permitido a la Diputación trabajar con 132 familias, como en el terreno de la prevención juvenil, en el que han participado 2.228 jóvenes.

En este caso, se han empleado iniciativas como La KeDaDa del Finde (95 municipios, 2.041 participantes y 7.282 participaciones en 482 talleres); Nexus (129 participantes y nueve grupos en municipios de más de 5.000 habitantes) y OH.Com (cuatro grupos y 58 jóvenes). Los ayuntamientos con los que la Diputación ha firmado estos convenios son los de Alba de Tormes, Béjar, Carbajosa de la Sagrada, Ciudad Rodrigo, Guijuelo, Peñaranda de Bracamonte, Santa Marta de Tormes, Villamayor de Armuña y Villares de la Reina.

Aminorar los efectos negativos
El segundo área en el que se centra la Unidad de Drogodependencias es el de reducción de riesgos. Una vez que se reconoce la existencia del consumo, estos programas pretenden potenciar comportamientos en los que se minimicen los efectos negativos del consumo.

Así, el programa de formación en autoescuelas ha aglutinado a 28 grupos, 406 jóvenes conductores noveles y conductores de mercancías peligrosas, mientras que los talleres de reducción de accidentes de tráfico se han impartido a 157 alumnos de Bachillerato de cinco institutos de la provincia.

Por otra parte, en cuanto a transporte alternativo, el Búho serrano se ha utilizado en quince municipios de la Sierra y ha beneficiado a 1.016 usuarios, mientras que los talleres de reducción de riesgos en fiesta (mesas informativas, medidores de alcoholemia, cócteles sin alcohol, todo ello en lugares elegidos para la fiesta) han involucrado a 1.265 jóvenes y se han aplicado en Madroñal, Villanueva del Conde y Guijuelo.

El total de chicos que ha participado en estos programas de reducción de riesgos dependientes del área de Bienestar Social de la Diputación asciende a 2.884.

Una segunda oportunidad
Por último, las actuaciones relativas al área de inserción pretenden, en colaboración con entidades de asistencia a drogodependientes, crear oportunidades y recursos de ayuda a la inserción de personas drogodependientes rehabilitadas o en proceso de rehabilitación.

En este sentido, se han programado cursos de formación profesional ocupacional, como el de ayudante de cocina (destinado a Proyecto Hombre), que ha beneficiado a ocho personas; el de técnicas de venta y comercio (reclusos en fase de reinserción, principalmente mujeres), con 13 usuarios y el de Técnicas de Búsqueda de Empleo (23 usuarios).

La Diputación también ha firmado convenios con asociaciones de alcohólicos rehabilitados en Salamanca y Ciudad Rodrigo.

Por lo que se refiere a la inversión económica, asciende a 350. 305 euros, de los que el 64 por ciento (23.212) ha sido aportado por la Diputación y el resto (127.093) por la Junta de Castilla y León.

Para el diputado, “es importante evitar la exclusión social” y, aunque es consciente de que en la provincia hay zonas de mucho consumo, principalmente de alcohol, como puede ser la Sierra de Francia, “tratamos de hacer hincapié en el problema a través de los colegios y parroquias, porque es necesario que nos impliquemos todas las instituciones”.