La Salina establecerá nuevas formas de pago de dietas a sus funcionarios

Otros asuntos. El pleno debatió también la disolución de la Escuela de Animación Juvenil y Tiempo Libre, que finalmente fue desestimada a pesar de la propuesta realizada en comisión por el diputado de esta área
LORENA LAGO
Un pleno sin enjundia ni contenido. Así podría definirse la sesión tempranera de ayer en la que la ausencia de puntos cruciales en el orden del día motivó la falta del debate al que, en otras ocasiones, nos tienen acostumbrados los diputados provinciales. Tan sólo dos puntos sirvieron para encoraginar algún ánimo, como la preocupación del PSOE por que los funcionarios cobren sus dietas con seis meses de retraso. La queja socialista llevó a su portavoz, Toribio Plaza, a acusar a los diputados de mostrar un “desinterés absoluto por esta situación, a pesar de que los operarios se ven en la obligación de adelantar de su propio bolsillo ciertos gastos como los de combustible y alimentación”.

El vicepresidente primero de La Salina, Carlos García Sierra, se defendió indicando que “el modelo establecido actualmente para estos cobros es farragoso, y distinto al que existía anteriormente en que estos gastos se pagaban gracias a los anticipos de caja, que permitían el cobro a mes vencido”. Es por ello que diputados populares y socialistas llegaron al acuerdo de intentar establer un nuevo modelo de percepción de dietas de los trabajadores de La Salina. De esta manera, este punto será llevado a comisión y se tratará para lograr establecer una propuesta que se acerque más a los anticipos de caja que previamente funcionaban.

En otro orden de cosas, el pleno debatió si resultaba conveniente disolver la escuela de Animación Juvenil y Tiempo Libre de la Diputación provincial, una propuesta que se debatió en una comisión anterior y contó con el acuerdo de los diputados, entre ellos el delegado de área, Alfredo Martín. Así pues, y en contra de lo defendido por éste, se acordó finalmente llevar a una nueva comisión las propuestas preparadas por el PSOE, que pretenderán darle una nueva orientación a la misma. Un acuerdo al que, sorprendentemente, llegaron Toribio Plaza y Carlos García Sierra, sin que el diputado del área, Alfredo Martín, realizara ninguna intervención al respecto, a pesar de encontrarse en la sala.

En última instancia, el diputado socialista Juan Luis Cepa pidió que la Diputación asuma el arreglo de las iglesias de la provincia dejando a un lado el acuerdo que años atrás se ha establecido con la Junta, y contando en exclusiva con el Obispado. A este respecto, Antonio Luis Sánchez, diputado del área, explicó que no sólo se contempla este extremo, sino que las cuantías que se otorgarán para estos arreglos contemplan, asimismo, las partidas de éste y el año anterior en que no se emplearon.

El pleno tuvo además un emotivo recuerdo para el militar salmantino fallecido en Madrid mientras desactivaba explosivos.