La salida de vía de un turismo se salda con un joven fallecido

Anaya de Alba. El turismo que conducía la víctima, de 23 años, se salió de la calzada, colisionó contra la valla de una finca y se despeñó posteriormente en una excavación de tres metros de profundidad
E. G.

Las carreteras de la provincia se han vuelto a cobrar la vida de otra persona. En esta ocasión el fallecido es un joven de 23 años de edad, de nacionalidad rumana, que murió tras salirse el turismo que conducía de la calzada, según informaron el Servicio de Emergencias Castilla y León 112 y la jefatura de la Guardia Civil de Tráfico.

Los hechos sucedieron en torno a las 12.32 horas, momento que el Servicio de Emergencias 112 recibió una llamada que alertaba de la salida de vía de un turismo en el punto kilométrico 24,300 de la CL-510, a la altura del término municipal de Anaya de Alba. El alarmante advirtió de que el conductor del turimo había fallecido. Tras recibir el aviso hasta el lugar del accidente se trasladaron una ambulancia de soporte vital básico y un equipo médico del municipio de Anaya de Alba, quien en el lugar confirmó el fallecimiento del conductor, según las citadas fuentes. La víctima es un joven, cuya identidad responde a las iniciales M. V. F.

Según el parte facilitado por la Jefatura de la Guardia Civil de Tráfico, el accidente consistió en la salida de vía del turismo que conducía la víctima, marca Nissan Almera Tino, por el margen izquierdo, posteriormente colisionó contra el cierre de una finca y se despeñó en una excavación inundada, de unos tres metros de profundidad. El turismo quedó apoyado sobre el techo con las ruedas hacia arriba, siendo visibles únicamente los neumáticos.

Por el momento se desconocen las causas que motivaron la salida de vía del turismo y si el joven falleció ayer o días antes al encontrarse desaparecido de su hogar.

Tras el levantamiento del cadáver, el cuerpo sin vida de la víctima fue trasladado al tanatorio de La Dolorosa donde se le practicará hoy la autopsia para determinar las causas exactas de su fallecimiento –entre ellas se baraja la posibilidad de que muriera ahogado ya que la excavación donde cayó estaba inundada–.

Según informaron fuentes consultadas por este periódico, el joven residía junto a su madre y una hermana en el municipio abulense de El Barco de Ávila. Las mismas fuentes señalaron que el joven llamó la madrugada del sábado al domingo a su novia para informarle de que se encontraba en Piedrahíta y que se dirigía a Salamanca. El pasado lunes, el propietario de la frutería donde trabajaba, en la misma localidad, avisó a la familia de que M. V. F. no acudió al trabajo, por lo que la familia denunció su desaparición. No tuvieron noticias suyas hasta conocer ayer que había fallecido en un accidente.

34 fallecidos este año
A escasos días de la finalización del año, 34 personas han perdido la vida en las carreteras –contando el fallecido de ayer–. Del total, 29 siniestros mortales se han registrado en la carretera y cinco en el casco urbano.

Este año ha sido especialmente trágico en cuanto a atropellos. De hecho, en estos doce meses, ocho personas fallecieron tras ser arrolladas por vehículos. Además, uno de los accidentes más graves se registró el 23 de agosto cuando cuatro personas fallecieron tras la colisión entre dos turismos. El accidente se produjo en la A-62, a la altura de Doñinos de Salamanca. En el lugar, un turismo Peugeot 207, en el que viajaban tres portugueses, que fallecieron en el acto, invadió el sentido contrario y colisionó contra una monovolumen en la que viajaba una pareja belga. La ocupante falleció.

En 2010 han fallecido ocho personas más (cinco de ellas en atropellos) que durante el pasado año.