La Sala de Santo Domingo acoge la exposición “Jerónimo Prieto, un pintor diferente”

Se muestran 86 acuarelas y óleos que hacen un recorrido por la leyendas, costumbres y tradiciones de nuestra provincia

La Sala de Exposiciones de Santo Domingo de la Cruz acoge desde hoy la muestra “Jerónimo Prieto, un pintor diferente” que reúne 86 óleos y acuarelas de pequeño y mediano formato. Así lo han anunciado el concejal de Cultura, Julio López, y el propio artista.

 

Las obras que aquí se muestran han sido realizadas en los últimos cuatro años y la mayoría de ellas son inéditas, ya que nos han sido expuestas nunca al público.

Algunas de las obras representan la amplia gama de leyendas de nuestra provincia, como son “La cueva de Kilama”, “La fuente de los enamorados” o “La Cueva de Salamanca”. Otras representan imágenes costumbristas y tradiciones como “Los charros”, “El tamborilero”, “La vendedora de agua”, “El paseo”, “De antruejos” o “Los monaguillos”. También están representadas en esta exposición obras con contenido religioso, como son “San José”, “Anunciación” o “Cristo crucificado”.

 

Con motivo del Bicentenario de la Guerra de la Independencia, Jerónimo Prieto realizó una serie sobre un general de H. Makinnon que también se ha incluido en esta exposición.

 

En general los cuadros que se exponen en Santo Domingo son muy intimistas y representan la nostalgia y el recuerdo de este artista que lleva más de cuarenta años dedicado a crear obras de arte.

 

En este sentido, Jerónimo Prieto, después de una dilatada carrera nos presenta esta exposición con todos los ingredientes propios de su obra. A través de la acuarela o el óleo, nos introducen en la magia intemporal, que nos transporta a los periodos más ricos e interesantes de la cultura pictórica de todos los tiempos.

 

El artista: Jerónimo Prieto

 

Su infancia transcurrió entre la escuela y la sacristía de la parroquia de su pueblo donde ejerció como monaguillo. Ingresó en el seminario de Ciudad Rodrigo donde estuvo ocho años. Tras abandonar el seminario vino a la capital de la provincia en la que ha vivido desde entonces.

 

A partir de esas fechas sólo la pintura llenará su vida. Ha realizado todo tipo de encargos: paisajes, retratos y, sobre todo, cuadros sobre el campo salmantino. A lo largo de su trayectoria artística ha pintado sobre diversos soportes y técnicas: acuarela, óleo, estuco, fresco… Tal versatilidad técnica le ha permitido afrontar con éxito tanto obras de pequeño formato como obras monumentales.

 

Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, destacando las de las galerías Kresler, Alfama y Cema de Madrid. TEn Salamanca su actividad expositiva es continua.

 

También ha realizado numerosas portadas e ilustraciones para varios libros y revistas.