La reunión de París desemboca en el primer día de ataques sobre Libia

Empieza la operación. Francia, EEUU y Reino Unido bombardean por mar y aire contra objetivos militares libios. Gadafi. Asegura que el Mediterráneo y el norte de África se convierten en zona de guerra
agencias
Poco después de conocerse las decisiones adoptadas en la cumbre de París, en la que Francia aseguraba que utilizaría todos los medios necesarios para hacer cumplir la resolución de la ONU, sus aviones sobrevolaban Bengasi y destruían cuatro carros de combate de Gadafi. A continuación EEUU y Reino Unido también se sumaron con escuadrones de cazas y bombardeo desde buques de la US Navy (más de 100 misiles) a la ofensiva en la que Francia lleva la punta de lanza.

No hicieron falta nada más que unas horas para que Francia, tal y como había anunciado en París su presidente Sarkozy, comenzara la operación aliada Odisea del amanecer y atacar las defensas contra Gadafi para hacer cumplir la resolución de la ONU.

Empieza el ataque
A las 17.45, hora peninsular española, se iniciaba el ataque, y el portavoz del Ministerio de Defensa francés, Laurent Teisseire, informaba a la prensa de que “un primer objetivo ha sido alcanzado y destruido”. Así, los aviones franceses destruyeron varios carros de combate y vehículos blindados, al suroeste de la ciudad de Bengasi.

En la misma sesión informativa, el portavoz de las Fuerzas Armadas galas informaba de que la operación para detener el avance de las fuerzas de Gadafi incluye el despliegue de unos 20 aviones en un área de entre 100 y 150 kilómetros en torno a la ciudad de Bengasi, considerada como el bastión de los sublevados. En esta operación, España participará en la creación de una zona de exclusión aérea en Libia con un avión cisterna y cuatro aviones de combate F-18, y al embargo de armas con una fragata, un submarino y un avión de vigilancia. Unos medios aéreos y navales que podrían suponer el despliegue de hasta 450 militares.

El presidente francés enmarcó la ofensiva como un “deber” para proteger la población civil, y criticó que el autócrata había ignorado todos los ultimátum dados por la comunidad internacional para poner fin a la violencia contra los civiles. Pese a ello, aseguró seguir comprometido a proseguir con la vía diplomática: “Todavía hay tiempo para que Gadafi atienda las demandas de la comunidad internacional, las puertas siguen abiertas”, aseguró en su discurso tras la cumbre. Aunque también anunció que las fuerzas aliadas ya estaban “preparadas”.

El primer ministro británico, David Cameron, criticó en su discurso duramente a el Gadafi, por haber “mentido” a la comunidad internacional al romper el alto al fuego, y le responsabilizó por la intervención internacional. “Gadafi continúa tratando brutalmente a su pueblo, así que ha llegado el tiempo para la acción. En su discurso, Zapatero afirmó que España “asume su responsabilidad” con esta decisión, para hacer efectiva la resolución de la ONU y para ayudar al pueblo libio.

Por su parte, el líder libio, Muamar el Gadafi, amenazó a las fuerzas aliadas con una respuesta militar y aseguró que el Mediterráneo y África del norte se han convertido en “una zona de guerra”, en un mensaje de audio difundido por la televisión estatal.