“La resolución del caso Bárez acabará en el Supremo”

El letrado durante la vista celebrada la semana pasada

Eduardo Pérez Cruz, abogado defensor de N.N., segundo acusado por el asesinato de Isidora Martín, dueña de la pensión Bárez, analiza para TRIBUNA la defensa de su cliente para el que piden 20 años de cárcel, en uno de los casos más inquietantes de la reciente historia de la ciudad. 

El abogado del acusado por asesinato centra la defensa de su cliente en la falta de pruebas de ADN en objetos determinantes para el caso. Alega que el ya condenado Victor Nedelcu tiene antecedentes por casos similares en los que actuó en solitario, entendiéndose así, según el letrado de ‘Demirat’, que en el caso de la pensión Bárez pudiera repetir ‘modus operandi’.

 

La defensa insistió durante la vista en el procedimiento seguido por el Cuerpo Nacional de Policía. Explica los motivos: “Esta Defensa ha solicitado la nulidad de la Entrada y Registro, algo que entendemos que afecta al resto de la prueba obtenida, viciándola desde la raíz. Las preguntas a los agentes eran a fin de confirmar que se había entrado en el domicilio sin tener aún el Auto de autorización del Juez”.

 

Después de seis años, su defendido regresa a España, concretamente a Topas. ¿cuántas veces le ha podido visitar y cómo se ha entendido con él?

He perdido la cuenta, entre 15 y 20 veces aproximadamente. Cuando llegó a España no hablaba una palabra de español y eso dificultó mucho la defensa, los interpretes eran presos que en muchas ocasiones no controlaban el idioma y cuando se trata de matizar muchos detalles importantes, el idioma es esencial.

 

¿Es cierto  como se ha dicho que usted visitó al único condenado hasta ahora, Nedelcu, para pedirle que se declarara único culpable?

El punto importante de esto y que originó esta forma de actuar por parte de V.N. es que a día de hoy no comprende que el juicio de mi cliente no es una continuación del suyo. Él ya fue juzgado y condenado. Esta defensa efectivamente lo visitó en prisión, quería saber cual era su predisposición después de seis años preso a decir la verdad,  aceptar  los hechos y no seguir con el conocido “dilema del prisionero”. Es decir, echarle la culpa al otro y negar su participación, pero ha seguido negando cosas que están de sobra acreditadas porque piensa que con otro condenado, él saldría libre.

 

Los testigos que usted ha aportado como defensa, se han conformado por completo por miembros del Cuerpo Nacional de Policía, ¿en base a qué realizó la elección de sus testigos?

Al impugnar la entrada y registro, así como las intervenciones telefónicas, era de necesidad aclarar ciertos puntos relativos al atestado emitido en su día. Sin embargo, no fue la única prueba solicitada, nos habíamos adherido previamente a la prueba solicitada por el Mº Fiscal, relativa a los informes periciales de los médicos forenses y respecto al ADN.

 

El caso de la pensión Bárez es un caso claramente mediático, en el que encima le toca defender a un supuesto coautor de asesinato, ¿cree que pueda afectar este caso a un bufete joven como el suyo?

Sin ninguna duda, afecta en términos de experiencia y publicidad para el despacho. Los resultados obviamente también determinarán el alcance de la repercusión que pueda darse.

 

Quedan unos diez días para saber la resolución del juez, pero ¿qué puede aportarnos usted tras el juicio del 16 de julio? ¿Está usted satisfecho?

Este caso terminará sin duda en el Supremo, es algo que tenemos claro, razón por lo que aún falta mucho para saber el desenlace de esta historia. Por lo pronto, estamos muy contentos con nuestro papel, ya que hemos conseguido que no se le procese por delito de estafa después de la admisión del recurso de apelación que obtuvimos en su día. Y en el acto del juicio oral creo que hemos desempeñado nuestro papel de la forma más profesional posible, ahora sólo queda esperar la sentencia.