La reparación de la tubería de San Pablo se completará hoy

La reparación de la tubería de abastecimiento que reventó a primera hora de la noche del pasado sábado en la calle San Pablo se culminará a lo largo de esta mañana.
J. R.

El incidente se produjo a la altura del hotel San Polo, en las proximidades con la intersección con el paseo del Rector Esperabé, y provocó una pequeña inundación que entorpeció el tránsito de los vehículos y llenó de barro el asfalto. Un retén de guardia de Aqualia, empresa concesionaria del servicio, se encargó durante toda la madrugada y en el día de ayer de taponar la salida de agua, explican fuentes municipales, que insisten en que la avería estará resuelta hoy. Los técnicos se encargarán “en muy poco tiempo, entre dos y tres horas”, señala el edil de Medio Ambiente, Emilio Arroita, de colocar un nuevo tubo que sustituya al que cedió el sábado. No obstante, ayer, a las doce de la mañana, el suministro se había ya recuperado en aquellos inmuebles que se habían visto afectados por el reventón, un par de bloques de viviendas de la avenida de Reyes de España y una residencia universitaria.

La tubería que reventó forma parte de la red de abastecimiento de Salamanca y es de grandes dimensiones, doscientos milímetros de diámetro, lo que unido a la pendiente que adquiere San Pablo en esta parte de la ciudad provocó una inundación que era historia cuando amaneció el domingo. El reventón se registró en un tubo compuesto de fibrocemento, un material antiguo y obsoleto que está siendo eliminado en los planes de renovación de redes que está ejecutando la Concejalía de Medio Ambiente en los últimos años. La avería provocó hasta media mañana de ayer restricciones del tráfico para los vehículos que se aproximaban a la calle San Pablo desde la avenida Reyes de España y el paseo del Rector Esperabé. El acceso con sentido Gran Vía por el Arroyo de Santo Domingo permaneció hasta pasadas las doce de la mañana cortado para facilitar los trabajos de reparación del reventón, ejecutados por un retén de guardia que comenzó la Semana Santa achicando agua.