¿La religión tiene lugar en la enseñanza pública?

¿Sigue teniendo cabida en las aulas públicas la enseñanza católica, o debería limitarse a colegios privados?

En un país cada vez más laico, preguntamos a los ciudadanos si la religión y la escuela pública deberían ser dos competencias complementarias o distintas.

 

Actualmente, la enseñanza católica sigue siendo una asignatura opcional dentro de la escuela pública. Sin embargo, España representa una población cada vez más diversa en cuanto a culturas y creencias religiosas.

 

¿Sigue teniendo cabida en las aulas públicas la enseñanza católica, o debería limitarse a colegios privados religisosos? ¿Qué opinará Salamanca?