"La rehabilitación de la maquinaria textil es imposible porque ya no se fabrica; tampoco podríamos comprarla"

El alcalde de Béjar, Alejo Riñones, denuncia "esta barbarie propia de vándalos". Solo el edificio tenía seguro, no así la maquinaria y por el momento el proyecto del museo queda paralizado.

Indignación, enfado, ira y mucha impotencia. Son solo algunos de los sentimientos que expresa el alcalde de Béjar, Alejo Riñones, cuando recuerda el destrozo producido en el que iba a ser el museo Textil de Béjar.

 

"Esto puede ser solo obra de vándalos, de bárbaros que no saben lo que hacen. No entiendo cómo alguien puede hacer algo así. Las pérdidas son incalculables, no se pueden cifrar pero solo podemos decir que rehabilitar el edificio nos ha costado cerca de tres millones de euros", indica Riñones.

 

De hecho, se da la circunstancia de que solo el edificio tenía seguro, porque pertenece al ayuntamiento, no así la maquinaria que no tenía contratado ninguno y tampoco existía una vigilancia especial en el museo.

 

Según ha relatado el propio alcalde de Béjar, los vándalos que ejecutaron esta barbarie se llevaron incluso el "transformador de la luz, lo arrancaron y la alarma no pudo sonar, claro. El hecho de que el edficio estuviese al lado del río, en una zona más alejada, provocó que nadie viese ni oyese nada", destacó.

 

"Todas las máquinas están destrozadas, los cristales también... incluso la zona habilitada para poder ver el salto de agua del río, todo... es un desatre", recuerda Riñones en un asalto que se produjo el lunes.

 

PROYECTO EN VÍAS DE PUESTA EN MARCHA

 

El Museo Textil de Béjar es un proyecto que nació hace más de 15 años, con el objetivo de recordar y homenajear lo que fue la actividad más importante de Béjar durante mucho tiempo y de la que vivían sus habitantes como es el sector textil.

 

Para ello, el ayutamiento rehabilitó un edificio de 3.500 metros edificables, cuyo coste ascendía a tres millones de euros, con el objetivo de abrir un museo de este tipo, "el primero en lengua castellana, ya que hay otro en Cataluña, y lo estábamos haciendo con tiempo. La gente que cerraba las fábricas nos cedía las máquinas textiles o nos la vendía a un precio asequible para poder crear este museo y recordar la historia de Béjar", indicó.

 

De este modo, el museo Textil queda paralizado por el momento a la espera de que se decida qué hacer con este proyecto que se ha quedado en el aire tras este 'saqueo'.

 

Por el momento se desconoce quiénes son los autores de estos hechos ya que la Guardia Civil se encuentra en plena investigación.

Noticias relacionadas