La región pierde 2.997 habitantes a favor de otras autonomías en 2009

Por provincias. Salamanca arroja un saldo migratorio negativo de tres personas. Destinos. Los ciudadanos se marchan mayoritariamente a Madrid, seguida esta Comunidad por País Vasco y Cataluña
ical / VALLADOLID

La Comunidad registró un saldo migratorio positivo de 2.479 personas en 2009, gracias a la llegada de individuos desde terceros países, ya que en el movimiento interior de población en España, la Comunidad perdió 2.997 ciudadanos.

Un informe del INE sobre variaciones residenciales precisa que 10.068 personas salieron de la Comunidad el año pasado hacia el extranjero, de dónde procedieron 15.544, con un saldo positivo de 5.476 habitantes. Por el contrario, 34.250 personas se desplazaron desde Castilla y León hacia otras autonomías, mientras que del resto de España sólo llegaron 31.253, es decir, se perdieron 2.997. Así, la suma del saldo interior con el exterior arroja unos resultados positivos para la región de 2.479 habitantes, cifra que en el conjunto nacional alcanza las 175.336 personas.

El documento precisa que a la región llegaron el año pasado 14.455 extranjeros desde terceros países, y 1.089 españoles; mientras que se marcharon al extranjero desde Castilla y León, 8.742 foráneos y 1.326 nacionales. El mayor número de personas llegó desde Rumania, 2.147, seguidos por los marroquíes, 2.036, los búlgaros, 1.382, y los colombianos, 1.194.

En cuanto al movimiento interior de población, 25.347 españoles y 8.903 extranjeros abandonaron la Comunidad, para dirigirse hacia otras autonomías españolas, mientras que del resto de España llegaron 23.224 nacionales y 8.029 foráneos. Estos datos arrojan un saldo interior negativo de españoles en la Comunidad, de 2.123 personas, y de extranjeros, de 874. La información facilitada también pone de manifiesto que en 2009, dentro de la Comunidad se produjo un movimiento interprovincial de 51.535 personas, 42.928 españoles, y 8.607 extranjeros.

Los españoles que abandonaron la Comunidad el año pasado se dirigieron mayoritariamente a Madrid (8.647), seguido este destino por País Vasco (2.151), Cataluña (1.925), Andalucía (1.588), Valencia (1.662), Galicia (1.627), Asturias (1.481) y Castilla-La Mancha (1.092). Por lo que se refiere a los extranjeros que se marcharon de Castilla y León, la mayor parte se fue a Madrid (2.584), Cataluña (962), Valencia (879), Andalucía (799) y País Vasco (692).

Del lado contrario, los españoles que escogieron Castilla y León para vivir en 2009, procedieron en mayor número de Madrid (7.598), País Vasco (2.288), Cataluña (2.132), Valencia (1.626), Galicia (1.379), Andalucía (1.370), Asturias (1.233), y Canarias (1.095). Los extranjeros que llegaron a la Comunidad desde el resto de España, lo hicieron en mayor medida desde Madrid (2.500), Valencia (925), Cataluña (764), Andalucía (678) y Castilla-La Mancha (536).

Por provincias, el saldo migratorio fue positivo en 1.178 personas en Valladolid, en 1.176 en León, en 440 en Soria, y en 191 en Zamora. Por el contrario, fue negativo en 330 ciudadanos en Segovia, en 122 en Palencia, en 42 en Ávila, en nueve en Burgos, y en tres en Salamanca.

El estudio constata saldos positivos en los movimientos exteriores en todas las provincias, con 1.453 personas en León, 842 en Valladolid, 818 en Burgos, 567 en Ávila, 517 en Salamanca, 470 en Zamora, 363 en Palencia,334 en Soria, y 112 en Segovia.

Sin embargo, sólo Valladolid y Soria registraron un saldo migratorio interior positivo, con 336 y 106 personas, respectivamente, mientras que fue negativo en 827 habitantes en Burgos, en 609 en Ávila, en 520 en Salamanca, en 485 en Palencia, en 442 en Segovia, en 277 en León, y en 279 en Zamora.