La región acepta el nuevo objetivo del déficit que permitirá a la Comunidad endeudarse "en torno a 850 millones

Del Olmo ha considerado que este objetivo dará "un poco de respiro" a Castilla y León
La consejera de Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, se ha mostrado este martes "satisfecha" tras el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) donde las Comunidades Autónomas han aceptado reducir el déficit al 1,5 por ciento, lo que permitirá a la región la posibilidad de endeudarse "en torno a los 850 millones de euros".

Así, Del Olmo ha considerado que este objetivo dará "un poco de respiro" a la Comunidad aunque, a su juicio, al igual que el resto de Comunidades Autónomas "Castilla y León tendrá que hacer muchos sacrificios". Además, ha añadido que esos 850 millones de euros generarán intereses que se deben amortizar.

En este sentido, la consejera se ha mostrado "satisfecha" con el nuevo objetivo que revisa el marcado en el anterior CPFF que se situó en el 1,3 por ciento y que fue aprobado por todas las Comunidades, con el voto en contra de Andalucía y la abstención de Canarias y Cataluña.

En este punto, Del Olmo ha considerado "poco coherente" el voto de la Comunidad andaluza ya que, según ha apuntado, en el pasado CPFF votó a favor del objetivo fijado del 1,3 por ciento y ahora en contar del 1,5 por ciento.

Asimismo, la consejera ha valorado que el CPFF se haya aprobado un mecanismo extraordinario que facilitará a las Comunidades Autónomas que "voluntariamente" se acojan una línea de financiación para el pago a proveedores, una reivindicación que venía haciendo Castilla y León con el anterior Gobierno.

Según ha explicado, se trata de un préstamo a diez años sindicado entre el ICO y las entidades financieras que "rondará los 35.000 millones de euros tanto para entidades locales y Comunidades Autónomas con un tipo de interés por debajo del cinco por ciento", lo que permitirá "solucionar un problema enquistado en Castilla y León como es la deuda histórica con los proveedores sobre todo de la sanidad".

Así, este mecanismo permitiría a la Comunidad los "500 millones de euros" pendientes del ejercicio 2011, aunque la consejera ha señalado que el Gobierno regional aún tendrá que estudiar si se acoge a la nueva medida.

Para la consejera, esta nueva medida, aprobada por "unanimidad", supone "un paso muy importante" para la recuperación económica, a la que hay que sumar otros mecanismos aprobados en el anterior CPFF que facilitarán el crédito de las Comunidades como el aplazamiento de cinco a diez años de las liquidaciones negativas de 2008 y 2009, el anticipo de la liquidación del ejercicio 2010 o la línea ICO.

"Todas estas medidas tienden a favorecer la liquidez de las Comunidades Autónomas y nos ayudarán a cumplir el objetivo del déficit", ha insistido la consejera para añadir que "este Gobierno ha ayudado más a las Comunidades Autónomas en dos meses que el anterior en ocho años".

Durante el encuentro también se ha planteado otra de las reivindicaciones de la Comunidad como la posibilidad de formar un grupo de trabajo para revisar la financiación autonómica. En este sentido, el ministro ha señalado que el grupo de trabajo se constituirá cuando se liquide el segundo año del modelo, que será en julio.